La vicepresidenta se mostró furiosa: “Estoy asqueada de tantos medios y periodistas funcionales a las operaciones”.

La vicepresidenta Gabriela Michetti ascendió a su prima, María Alejandra Illia, dos categorías como empleada del Congreso de la Nación en el último mes, en coincidencia con los dos mil despidos que ordenó en el Senado, después revisados.

“Ella fue designada jefa de despacho porque se fue quien cumplía esa función”, se defendió Michetti. “No nombré a nadie más, por lo cual ella está asumiendo dos trabajos, el que hacía y el de la persona que se fue”, insistió en declaraciones a Perfil.com.

La presidenta provisional del Senado se mostró furiosa con los medios por la difusión de la noticia y los criticó por no tener en cuenta que nombró “solo una persona”. “Tengo en la Casa Rosada dos cargos, uno de Subsecretario y uno de Director General, con sus recursos humanos respectivos, y nombré solo una persona”, afirmó y siguió: “Hay alrededor de 12 direcciones generales a mi disposición en el Senado y solo nombré cuatro”.

“A cada avión al que me subí lo hice en clase turista (incluso en mis viajes de Estado como a Chile y a Ecuador). Viajé con una comitiva de cuatro personas, cuando antes lo mínimo que llevaba el vicepresidente eran 15 personas. Si tenemos en cuenta todo lo que me he recortado de recursos a mí misma, podemos hablar de un ahorro de más de siete millones de pesos anuales”, recalcó la vicepresidenta.

La funcionaria lamentó que a los medios “se les ocurre” que el ascenso de su prima dos categorías -con un sueldo de 30 mil pesos, según ella- sea “una noticia”. “Realmente no lo puedo creer. ¿No les parece noticia que la vicepresidenta viaje en turista? ¿No les parece noticia que no haya nombrado ni al 25% de los cargos que tengo a disposición? ¿No les parece noticia que para subir de categoría a alguien de mi despacho se tuvo que ir otra persona?”, planteó.

“Me estoy preocupando por ahorrarle mucho dinero al Estado, y por seguir siendo una persona bien austera para lograr que la ciudadanía crea en sus dirigentes (o al menos en algunos), y se les ocurre recortar la realidad de esta manera, haciendo caso omiso a todo el contexto en el que se da esa decisión”, continuó con su crítica a los medios, en un ejercicio impensado de kirchnerismo.

“Estoy asqueada de tantos medios y periodistas siendo funcionales a las operaciones de los afectados por las medidas que estoy tomando cuando corto negocios y trenzas de corrupción, que por supuesto parece que no son tan importantes como esta tontería que es encima de estricta justicia”, cuestionó.

“Estoy de verdad muy cansada. Viajo en clase económica y la gente del avión se para completa a aplaudirme porque no pueden creer lo que ven, pero parece que eso no es noticia. Sin embargo sí lo es el hecho de que haya subido la categoría de Alejandra Illia, que viene a las nueve de la mañana y se va a las nueve de la noche y está haciendo el trabajo de dos personas. Perdón por la catarsis pero realmente estoy muy cansada de todas estas injusticias”, concluyó la funcionaria.

Fuente: La Politica Online