Pablo Avelluto designó a su novia en el ministerio de Cultura y desató la polémica porque el nombramiento se conoció en los mismos días en que despidieron 500 trabajadores de esa cartera.

El ministerio debió salir a dar explicaciones luego de que Perfil publicara que Avelluto designó a la cineasta Carolina Azzi, su pareja, como coordinadora audiovisual de prensa. Aclararon que Azzi había sido designada como “colaboradora ad-honorem”.

Sin embargo, además de la polémica por el aparente nepotismo, Avelluto complicó con ese nombramiento la relación con la UCR, los principales aliados del gobierno de Mauricio Macri.

Es que el puesto que ocupa la novia del ministro ya lo había ocupado Christian Nieto, jefe de prensa histórico de la URC y de Ernesto Sanz durante la campaña. Nieto había llegado a Cultura como un gesto de Avelluto a Sanz.

Pero a los pocos días de asumir, Avelluto resolvió apartar a Nieto, que ya había avanzado en la agenda cultural y le habría pedido que le facture los escasos días trabajados. Esto causó el malestar de Sanz, que no fue avisado del desplazamiento de su vocero.

Nieto dijo a LPO que sólo trabajó 4 días hábiles en diciembre y que fue a “darle una mano” a Avelluto con la transición. Este medio intentó comunicarse con Avelluto pero no respondió los llamados.

Fuente: La Politica Online