Mauricio Macri dio otra muestra de su apuesta a humanizar la gestión al difundir por los canales oficiales de Presidencia una crónica edulcorado con tono de cuento infantil sobre su encuentro con un grupo de niños de escuelas públicas porteñas.

LPO reveló que el Presidente recibió la recomendación del jefe de gabinete y su principal asesor, Marcos Peña, de adoptar una estrategia discursiva bipolar: una suave dirigida a la sociedad y otra dura destinada al poder. En ese marco se inscribe la información difundida hoy.

El insólito comunicado oficial reconstruye los supuestos diálogos de Macri con los chicos del Jardín del Manzano del barrio Monserrat y de la escuela banderita de la Villa 31 de Retiro, a los que según la versión del gobierno “sorprendió” cuando realizaban una visita guiada en la Casa Rosada.

“¿Quién está haciendo todo ese lío?”, les dijo el Presidente a los chicos. “Es Macri, es Macri”, dijeron al unísono los niños de primer grado que se encontraban recorriendo la Casa de Gobierno”, asegura el gobierno que fue la respuesta de los alumnos.

El empalagoso comunicado oficial utiliza cinco veces la palabra “sorpresa” o “sorprender”, casi una por párrafo.

“Las caras inocultables de sorpresa al ver al Jefe del Estado las compartieron tanto los alumnos como los maestros y coordinadores del grupo”, es una de las frases del comunicado. “Luego de tomarse fotos y de dialogar con ellos, el Presidente explicó que debía volver a trabajar, los saludó y se retiró. Los ojos bien abiertos reflejaban la sorpresa de los chicos que llegaron a recorrer la Casa Rosada”, continúa.

“’¿Saben que hay que trabajar mucho?’, volvió a consultar quien se encarga del recorrido y los chicos contestaron al unísono que sí, lo que sorprendió a sus propios maestros”, sigue el comunicado, revelando la notable obsecuencia del guía.

El Macri desestructurado que sorprende a un grupo de chicos de la Villa 31 es parte de la comunicación “new age” que el Presidente y su equipo copio de la comunicación de Barack Obama, que suele difundir momentos de distensión en medio de sus jornadas laborales en la Casa Blanca.

Esta estrategia se complementa con la interlocución directa con la gente a través de las redes sociales en las que Macri, tal como hiciera Obama, les muestra a los ciudadanos su costado humano y cotidiano, publicando fotos familiares, o de su “mascota” el perro Balcarce y exhibiéndose en “situaciones cotidianas” como revisando el Facebook.

Pero el costado humano para la sociedad tiene su contracara en los temas netamente políticos, donde se muestra implacable como lo demostró en la anulación de leyes votadas por el Congreso como la ley de medios por decreto, triplicando por la misma vía la coparticipación de su distrito, la Ciudad de Buenos Aires o enviando de manera discrecional mas fondos alas provincias aliadas, mientras se los retacea a las que gobierna el peronismo.

La politóloga Celia Kleiman, de la consultora Polldata, dijo a LPO la semana pasada que la estrategia de comunicación light de Macri tiene una suerte de fecha de vencimiento, ya que se agota en el tiempo. “Macri ya se ubicó, ya demostró que habla con el ascensorista de la Casa Rosada”, ejemplificó.

Fuente: La Politica Online