La interna de los economistas con ínfulas sigue tomando temperatura en el PRO a medida que se acerca marzo, el mes que en el Gobierno califican como el decisivo de la gestión de Mauricio Macri.

Carlos Melconian y Federico Sturzenegger se venden en privado como los sucesores de Alfonso Prat Gay en el ministerio de Hacienda y Finanzas.

Los titulares del Banco Nación y el Central le cuestionan al ex JP Morgan una supuesta falta de firmeza para encauzar la economía heredada tras 12 años de kirchnerismo.

La falta de resolución de algunos problemas ineludibles como el de la inflación, que esta semana se cargó a una funcionaria por primera vez en la era macrista, aumentó el apetito de los economistas que están esperando que Prat Gay dé el paso en falso definitivo.

Melco, el duro

Melconian es el más crítico del gradualismo que lleva adelante Prat Gay y advierte que no va a llevar a nada, por lo que es necesario un ajuste sin escalas.

El presidente del Banco Nación asegura en cada reunión que puede que con parches el Gobierno va a llegar a la elección de medio término sin haber resuelto ningún problema.

“Melco” utiliza como ejemplo el ajuste brutal que hizo el ex presidente mexicano Ernesto Zedillo, que heredó una hecatombe de su predecesor Carlos Salinas de Gortari, que desembocó en el llamado “Efecto Tequila”. Zedillo devaluó un 114% y pagó todos los costos políticos de entrada, aunque luego la macroeconomía mexicana se encarrilló, hasta el día de hoy, cuando la economía de México es la más sólida de Latinoamérica.

El titular del Nación cree que lo van a venir a buscar más temprano que tarde para reemplazar a Prat Gay y aplicar su plan de ajuste. Algunas personas le recomiendan a Melconian que deje de hablar de esa manera del propio Gobierno porque no queda bien.

Sturze, el conspirador

Sturzenegger también habla mal de Prat Gay en todos lados y lo califica como “ministro de la transición”, como una manera de firmar su certificado de defunción.

Días atrás, el presidente del Banco Central mantuvo una reunión con un grupo de economistas famosos, que acudieron a la sede de la entidad financiera creyendo que tendrían una charla sobre política monetaria.

Pero Sturzenegger sólo habló de la actividad económica y de las medidas del ministro de Hacienda, no se refirió a la política de su entidad.

El platense también espera que le llegue su turno para reemplazar a Alfonso para aplicar una política no tan salvaje como la de Melconian pero menos pasiva que la del actual ministro.

Alfonso, con bozal

Prat Gay sabe que lo están rodeando y por eso tejió una estrategia para meter un hit como la salida exitosa del cepo, que le dio algo de aire en estos primeros dos meses.

El ministro quiere resolver el conflicto con los buitres y para eso se está juntando con economistas de varias extracciones como Guillermo Nielsen, Aldo Pignanelli, Miguel Kiguel y Daniel Marx.

El objetivo de Prat Gay, como el de Sturzenegger, es tener una “banda propia” de economistas que le den espalda política en el gobierno. Más aún teniendo enfrente a Marcos Peña, el jefe de gabinete que le hace su propia interna.

Si bien la disputa con Peña sigue, entre ambos accedieron a armar una mesa de diálogo para convivir y que la interna no estalle en los medios, aunque en el Ejecutivo admitieron a LPO que el jefe de gabinete le puso un bozal al ministro de Hacienda.

Fuente: La Politica Online