Cristina Kirchner se metió en el Congreso del Partido Justicialista, pautado para mañana a las 9 horas. Ordenó a sus dirigidos de La Cámpora exigir que se prohíba votar la ley cerrojo, que impide negociar con los fondos buitres.

Los camporistas se reunieron esta tarde en Diputados junto a Jorge Capitanich y coordinaron el plan para resistir mañana a la idea de lista única liderada por José Luis Gioja.

“Mañana sólo se ratificarán la fecha de elecciones. Gioja está punteando pero nosotros no consagraremos a nadie”, le dijo a LPO un diputado que participa de la reunión.

Además de Capitanich, a la guardia camporista la escoltan los intendentes bonaerenses Julio Ferraresi (Avellaneda), Juan Patricio Mussi (Berazategui) y Francisco Durañona (San Antonio de Areco).

El chaqueño blanqueó que exigirán que Macri cancele la negociación con los buitres y repudió además a los candidatos para completar la Corte, Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz

“No pueden integrar el alto tribunal si aceptaron una inconstitucional designación en comisión”, cuestionó. “Argentina no puede aceptar una imposición unilateral para derogar la ley cerrojo”, recalcó luego.

El más furioso con esa reunión es Miguel Pichetto, jefe del bloque de senadores del FpV e interlocutor parlamentario de los gobernadores, interesados en permitir un acuerdo de Macri con los holdouts que los habilite a tomar deuda.

Gioja quiere ser consagrado presidente del partido con acuerdo de todos los sectores y, si es posible, evitando la elección pautada para el 8 de mayo. La jueza María Servini de Cubría ya dijo que esos comicios deben hacerse para que no intervenga el partido.

Si bien los camporistas habían amagado con apoyar a Gioja y exigir muchas vicepresidencias, ahora están dispuestos a volver al ataque con Capitanich y mañana lo dejarían claro.

“Es necesario lograr la unidad pero no a cualquier precio. Consenso para pactar con el gobierno, no”, aclaró el intendente de Resistencia.

Los cristinistas también repudiarán a Diego Bossio y el gobernador salteño Juan Urtubey por haber liderado la ruptura del bloque de diputados.

“Yo me voy a encargar de escarchar a Bossio”, le anticipó José Ottavis a su amigo Amado Boudou, refugiado tras abandonar la vicepresidencia.

Los camporistas pedirán además que ese bloque no se llame justicialista, porque ese nombre lo usa el FpV-PJ.

Esperanzado en hacer las paces, Gioja ya tiene su estrategia por si las fieras de Cristina no quieren acordar nada: no darles la palabra.

Sería tarea de Gildo Insfrán, presidente del Congreso. Cristina no se comunicó con ninguno. Sólo habla con La Cámpora.

Verna contra Cristina

Quien tomó el guante para resistir al kirchnerismo fue el gobernador de La Pampa, Carlos Verna, enemistado con Cristina de cuando compartían el Senado.

Su vicegobernador, Mariano Fernández, sostuvo que la ex presidenta “no tiene peso dentro de la interna del Partido Justicialista” y adelantó el apoyo de la provincia a una lista de unidad encabezada por el sanjuanino José Luis Gioja.

“Gioja es uno de los principales dirigentes con posibilidades de presidir el Partido Justicialista”, afirmó el vicegobernador y aseguró que “Cristina Fernández no tiene peso para ganar una interna, en el caso de que se presentara”.

“El apoyo a Gioja no es una decisión concreta, pero, desde mi punto de vista, el compañero Gioja es una alternativa importante, tal vez la más importante en estos momentos”, enfatizó.

Fuente: La Politica Online