El abogado del fondo de NML, Elliot Management, de Paul Singer, Matthew McGill reveló que “hemos llegado a un acuerdo desde el jueves sobre las condiciones económicas con Argentina”, durante una audiencia ante un tribunal federal de apelaciones en Manhattan, según difundió la agencia Reuters.

Mc Gill representa a un total del 65% de los acreedores de la disputa en el tribunal de Thomas Griesa, entre ellos a los dos peces gordos, Elliot Management y Aurelius Capital Managment.

Según el abogado Argentina accedió a “una transacción de 5.000 millones de dólares”, pero explicó que aún resta definir la forma del pago.

La filtración dejó descolocado tanto al gobierno argentino como al mediador Daniel Pollack, quien contestó horas después con un comunicado furibundo contra McGill, a quien acusó de violar la confidencialidad de las negociaciones y advertirle que sólo él puede dar a conocer el eventual acuerdo que se celebre.

Los teléfonos del ministerio de Hacienda que conduce Alfonso Prat Gay estallaron luego de trascender las declaraciones del abogado de Singer y esta noche se seguía especulando sobre los motivos del abogado para hacer esa declaración. “Ahora ellos están haciendo lo que había Kicillof, chicanean y provocan para estirar el juicio”, evaluaban.

Es que los fondos tienen hasta el próximo lunes 29 de febrero para aceptar la oferta argentina, según fijó Griesa y aun la aceptación formal no fue recibida por el Ministerio de Hacienda. “Si tenemos un poquito más de tiempo podemos cerrar el acuerdo”, dijo McGill, confirmado que quieren estirar los plazos del acuerdo.

El negocio del siglo

El 2013, cuando quedó firme la sentencia, Argentina debía pagarle 1.300 millones de dólares más intereses al fondo de Paul Singer. Ahora, el desmanejo de Axel Kicillof y el apuro por cerrar cuanto antes de Prat Gay que necesita financiamiento externo para encarrilar su programa económico, harán que la Argentina termine pagando más del triple de la sentencia.

Las declaraciones de Mc Gill se filtraron durante una audiencia frente a una Corte Federal de Apelaciones en Nueva York, donde el abogado solicitaba que no levantaran las cautelares (injunctions) que impiden actualmente a Griesa levantarle a la Argentina el embargo.

Es que el poder de fuego de estos fondos en las negociaciones depende del embargo que recae sobre Argentina e impide pagarle a los acreedores ya reestructurados.

Griesa solicitó a la Corte de Apelaciones que resuelva el levantamiento de las cautelares, porque mientras ellas estén en curso, él no puede dictar el “stay” o suspensión transitoria del embargo que rige sobre los activos argentinos en el mundo.

De concluir este acuerdo, estos 5 mil millones de dólares se sumarán a los otros 6. 500 millones que se había acordado con otros acreedores, que deberán pagarse en efectivo. El gobierno ya anunció que emitirá bonos por 15 mil millones de dólares para dar por terminado este triste capítulo de la historia financiera argentina.

Consultado sobre la posibilidad de alcanzar un acuerdo similar, Mark Brodsky, el director del fondo Aurelius, se negó a hacer declaraciones. También en el Ministerio de Hacienda dijeron no tener comentarios, pero es evidente que la filtración del abogado de Singer crea tensión en un momento en el Gobierno trabaja sobre los consensos en el Congreso para sancionar la derogación de las leyes Cerrojo y de Pago Soberano, requisito exigido por Griesa para levantar el embargo.

Fuente: La Politica Online