Mauricio Macri recibió hoy a los rectores de las universidades nacionales y anunció que les dará una partida de 500 millones de pesos para que enfrenten los tarifazos, aunque también les exigió que se comprometan a reducir el consumo de energía.

“Hemos hecho una ampliación del presupuesto para los costos de funcionamiento de más de 500 millones de pesos, mostrando la importancia que tiene para nosotros y el rol que tiene que llevar a cabo la universidad pública en los próximos años en el país, que está dejando atrás una época muy difícil”, sostuvo el mandatario, aprovechando la ocasión para recordar la herencia kirchnerista.

Tras encabezar una reunión con Esteban Bullrich, Marcos Peña y autoridades de universidades nacionales, el presidente manifestó la “necesidad” de acompañar a las casas de altos estudios, aunque pidió “recordar el punto de partida”. “La Argentina está dejando atrás una época muy difícil”, insistió.

Las universidades nacionales reclamaban desde hace semanas una solución del Gobierno al fuerte impacto que les provocó el tarifazo de la luz, que en breve empeorará por el aumento en el gas. Como adelantó LPO, la semana pasada Peña les prometió a los rectores que no se iba a afectar el presupuesto de las casas de estudios y que buscarían una alternativa, como un subsidio o una partida adicional, lo que finalmente se decidió.

Es que en algunos casos, el tarifazo hizo estragos. En La Rioja, el aumento del 300% de la luz los obligó a suspender las clases nocturnas. En la UBA, los gastos en electricidad pasaron de 7 millones a cerca de 80 millones de pesos, mientras que en la Universidad de La Matanza sufrieron subas del 600%.

Con esta medida, Macri se evitaría en principio que el peronismo le imponga otra ley desde el Senado. Es que el bloque que conduce Miguel Ángel Pichetto (que la semana pasada recibió a los rectores) tiene previsto tratar mañana un proyecto en la Comisión de Presupuesto para excluir a las universidades de los aumentos de energía.

Como contrapartida al aporte de 500 millones, Macri les exigió a los rectores que “asuman un fuerte compromiso de reducir el consumo de energía” para acompañar al Gobierno “en la lucha contra el cambio climático”.

El Ministerio de Educación indicó que también implementará, en conjunto con la Secretaria de Energía, un plan de uso eficiente de la energía que beneficiará a las universidades y que contemplará la revisión y recategorización de las tarifas contratadas.

Bullrich sostuvo que “nos reunimos con los rectores para llevarles la tranquilidad de que el Gobierno va a acompañar a las universidades y garantizar su funcionamiento”. Precisó, además, que el refuerzo presupuestario adicional no sólo está destinado al aumento de tarifas, sino que “es un poco más amplio” e incluye también a los hospitales universitarios.

Fuente: La Politica Online