Mauricio Macri firmó con el presidente de la Corporación Andina de Fomento (CAF), Enrique García, un convenio por 2.000 millones de dólares, para la realización de obras de infraestructura, las que serán destinadas principalmente a las provincias del norte.

El jefe de Estado, en un breve discurso, insistió en pedir que “valoremos lo que estamos haciendo, valoremos la verdad, y valoremos el trabajar en equipo” al tiempo que, sobre el préstamo de la CAF, ponderó que es “otro organismo que nos abre la mano y nos invita a trabajar en conjunto para desarrollar el país”.

“Este apoyo es muy especial”, consideró el mandatario, quien indicó que tendrá “mucho cuidado” en el destino de los 2.000 millones de dólares, los que serán destinados a “recuperar los primeros cien lugares más expuestos a la pobreza y a la exclusión del norte” en el marco del Plan Belgrano. El Presidente anunció su intención de “llegar con cloacas y agua potable, y trabajar sobre el problema de las inundaciones” en ese territorio, y dijo que también se abordarán obras en la cuenca del río Luján, en la provincia de Buenos Aires.

“Serán todas obras para poder cumplir con el compromiso de Pobreza Cero. Para que todos puedan elegir dónde vivir, y que tenga trabajo allí”, afirmó.

En ese marco, destacó que el Gobierno ha puesto en marcha “el mayor plan de desarrollo de infraestructura de la historia Argentina”, y dijo que para eso necesita “socios que acompañen y que apoyen”. Según un comunicado de presidencia, García señaló que en el marco de este “momento trascendente” el CAF está “dispuesto a brindar ayuda” a través de sus herramientas de cooperación para que la Argentina pueda “insertarse en forma efectiva en la realidad de este nuevo mundo y, principalmente, lograr un crecimiento que sea más alto y de mejor calidad”.

Participaron del acto en el Salón Blanco los ministros Alfonso Prat Gay (Hacienda y Finanzas), Guillermo Dietrich (Transporte); el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis, y el titular del Plan Belgrano, José Cano, entre otras autoridades. Por su parte, Cano destacó la “voluntad” del presidente de “apostar al desarrollo” del Norte Grande, y afirmó que se trata de “una decisión muy firme de cambiar la realidad de la zona más postergada del país”. “Lo estamos haciendo con la seriedad que el problema merece, en la convicción de que sólo con políticas de mediano y largo plazo vamos a poder hacer que quienes habitan en el NOA o en el NEA tengan las mismas posibilidades que quienes viven en el resto de Argentina”, enfatizó el funcionario.

El mandatario había suspendido esta mañana el viaje a La Pampa, en donde tenía previsto encontrarse con el gobernador peronista Carlos Verna, para lanzar el Plan Nacional de Jardines de Infantes, que establece la obligatoriedad a partir de los 3 años.

Fuente: La Politica Online