El gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, explicó hoy que no asistió el sábado a los actos centrales por el Bicentenario de la Independencia, en Tucumán, porque “no quería firmar el documento” rubricado por la Nación y las provincias, ya que el contenido era “muy lavadito”.

Si bien el mandatario puntano admitió que en San Luis se sienten “discriminados” en el reparto de fondos que está realizando el gobierno, rechazó que su ausencia en los actos del Bicentenario tuviera que ver con un “toma y daca” con la administración federal.

En cambio, en declaraciones a radio Belgrano, explicó que fue el único gobernador que no asistió a Tucumán, ni envió a su vice, porque “no quería firmar el documento ese”.

Rodríguez Saá dijo haber recibido en los días previos la “invitación del gobierno nacional”, que le adelantó que “había que firmar un documento”, pero él respondió que lo “debía leer antes y opinar”.

“El documento lo encontré muy lavadito, muy nada, prefería quedarme en San Luis”, expresó, tras lo cual advirtió que, “estaba tan lavado que no lo conoce nadie”.

“¿Se acuerda cuando hablaban que Cristina (Kirchner) tenía en el Congreso una escribanía? Yo no soy escribanía de nadie”, subrayó, y opinó que el documento debió haber mencionado la “deuda que Argentina tiene con el hambre, el nunca más a la deuda externa, nunca más al endeudamiento, pero nada de eso está flotando en la Argentina”, se quejó.

Finalmente, admitió su disgusto con el gobierno de Mauricio Macri porque en San Luis se sienten “discriminados”, aunque tienen un “diálogo perfecto” con los funcionarios nacionales.

“No estamos conformes con este gobierno, ni con el anterior, ni con el anterior, ni con el anterior”, enfatizó, y recordó que la Provincia mantiene “14 juicios en la Corte Suprema, más tres que son por problemas extra patrimoniales”.