El ministro de Comunicaciones, Oscar Aguad, defendió el tarifazo al gas y la luz, y aseguró que esas subas permitirán “el derrame de riqueza” en la economía.

“Nos hace dependiente no tener energía. Hoy, eso nos hace más dependiente que la deuda externa o el déficit monetario. El problema es el energético. Sin energía, imposible que vengan inversiones, que el país empiece a crecer y que el sector más dinámico derrame riqueza”, argumentó el cordobés para defender el aumento de tarifas, que provocó un fuerte impacto en la economía y sobre todo en aquellos sectores que esperan a que llegue el derrame.

Aguad defendió la política de ajuste de tarifas que instrumenta el ministro de Energía, Juan José Aranguren, porque dijo que “tiene en la cabeza recuperar el autoabastecimiento de gas y petróleo”.

El funcionario de origen radical dio así una muestra más de su distanciamiento con la cúpula de su partido, que ya le soltó la mano a Aranguren -con críticas cada vez más fuertes- y tiene intenciones de ocupar su cartera con alguno de los técnicos que tiene la UCR.

En declaraciones a radio La Red, Aguad admitió que “es durísima la coyuntura” y “el país está muy pobre”. “Se ha empobrecido mucho la Argentina. Hemos vivido en una irrealidad y va a costar mucho superar esta coyuntura. El gran impacto lo está sintiendo la clase media”, advirtió el cordobés.

De todas maneras, aseguró que está “asombrado” por “la mirada a mediano y largo plazo que tiene el Gobierno”, y afirmó que el presidente Mauricio Macri “tiene muy claro que sin energía no hay manera de desarrollar el país y el sentido moral y estratégico de la inversión privada”.