Una secretaria de la Cámara de Casación denunció hoy por la presunta comisión del delito de “privación ilegítima de la libertad” al juez de ese tribunal Juan Carlos Gemignani que horas antes había ordenado su detención por “desobediencia”.

Gemignani se encontraba de turno en la feria y a primera hora del día había denunciado y ordenado la detención de la prosecretaria de Cámara, María Elena Expucci, por la presunta comisión del delito de desobedecer a una orden judicial.

El episodio se desató esta mañana cuando la secretaria acudió a una de las salas de Comodoro Py en respuesta a un llamado de Gemignani, quien tenía previsto llevar a cabo una videoconferencia pero antes quería deshacerse de unas cajas que estaban allí.

Fuentes judiciales informaron a Télam que el juez le pidió a la secretaria que realizara un inventario de las cajas, que hasta ese momento nadie sabía de quién eran, a lo que Expucci le respondió que debía consultar a los otros integrantes del Tribunal.

El juez consideró que la respuesta de Expucci había incurrido en el delito de desobediencia por lo que ordenó su inmediata detención e incomunicación en el edificio de Cómododo Py y presentó una denuncia penal en su contra que cayó en el juzgado a cargo de Marcelo Martínez de Giorgi, que se encuentra de turno.

Tras pasar algunas horas incomunicada, la prosecretaria de Cámara fue liberada por orden de Martínez de Giorgi cuya decisión fue también respaldada por el fiscal al que le tocó intervenir en el caso, Juan Pedro Zoni; aunque la causa sigue abierta.

Tras ser liberada, Expucci presentó una denuncia penal por “privación ilegal de la libertad agravada” contra Gemignani que cayó en el juzgado federal a cargo de Daniel Rafecas.

Una vez conocido el episodio, el dirigente sindical Julio Piumato escribió en su cuenta personal de la red social Twiter que la Unión de Empleados de la Justicia de la Nación “pide que se investigue y se sancione por abuso de autoridad” al juez de Casación que “ordenó detener a una secretaria”.