El Centro de Estudios de la UIA presentó, durante la reunión de los martes de la Junta Directiva, los datos preliminares sobre la actividad industrial de junio, que habría retrocedido alrededor de un 8% interanual. En la reunión también se trataron la apertura de las importaciones y el retroceso del consumo interno.

“La caída en la producción se profundizó durante junio y el primer semestre cerró con una baja cercana al 4%. La menor actividad impactó negativamente en el empleo industrial, con caídas del 2,1% de acuerdo a cifras oficiales”, señaló la entidad fabril en un comunicado, en el que dio cuenta también que “los sectores y regiones de todo el país expresaron su preocupación por los incrementos en los costos industriales y la caída generalizada del mercado interno en un contexto de tasas de interés elevadas”.

La caída del 8% en el nivel de actividad industrial de junio reflejó el mal desempeño de todos los sectores productivos durante el sexto mes del año, en el que se destacaron los rubros fertilizantes, con un retroceso del 44% interanual; molienda -el motor de los primeros meses del año-, con una baja de 9,5%; y la producción de cemento, con un rojo de 18,8% interanual.

A tono con los demás sectores productivos, la industria automotriz cayó 19,8% en junio.

En la reunión, los integrantes de la Junta Directiva de la UIA escucharon -por momentos en medio de un clima áspero- la preocupación y los reclamos que aquejan a los sectores “sensible”, como calzados y textil, en especial por la fuerte apertura de las importaciones y la caída de las ventas en el mercado interno.

En efecto, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) registró que las ventas minoristas cayeron un 9,8% interanual en junio, la caída más pronunciada desde la crisis financiera internacional de 2009. Y los valores para julio no repuntan. Según CAME, las ventas volvieron a caer a razón del 8,1%.

La Capacidad de Compra de las Familias que mide FyE Consult también cayó el mes pasado. En julio mostró una retracción del 11,3% con relación a igual mes del año anterior. “Esta caída muestra un ritmo de deterioro ligeramente superior al observado en el segundo trimestre (-10,6%) y mucho mayor al del primer trimestre del año (-4,6%), de acuerdo a nuestras primeras estimaciones para el mes”, precisó el consultor Hernán Hirsch.

Durante la reunión, la conducción de la entidad fabril también manifestó su preocupación por la implementación de los cambios en el régimen de compras al exterior “Puerta a Puerta” y por courier. “Esta normativa flexibiliza el ingreso de productos de otros países en el marco de un crecimiento de las cantidades importadas”, dijo la UIA, para luego advertir que “un mal control del sistema fomentará el comercio desleal”.

Allí se precisó que durante el primer semestre del año el volumen físico de las importaciones creció 9,1% en comparación con el período enero-junio de 2015 y que uno de los principales ítems que registró un aumento por encima del promedio de los volúmenes importados fue el de bienes de consumo, con un acumulado positivo del 22,2% para el primer semestre de 2016.

La caída que refleja el nivel de actividad, en base al relevamiento realizado por el Centro de Estudios de la UIA, supera en más de un punto y medio porcentual el retroceso informado por el Indec para el sexto mes del año.

Hace un par de semanas, el Indec precisó que el nivel de actividad industrial cayó durante junio 6,4% respecto a igual mes del año anterior, lo que marcó el mayor descenso en lo que va del primer semestre. Según las estadísticas oficiales, en junio hubo sectores que mostraron un comportamiento positivo: Tejidos, con una suba del 5,8%; Refinación del Petróleo, con un alza del 0,3%; Manufacturas de Plástico, con el 2,9%; Materias primas plásticas, con el 7,1%; Vidrio, 17,1%; y Aluminio, con el 2,1%.

Por el contrario, los retrocesos más destacados correspondieron a los rubros Automotores, con el 21,6%; Industria Metalmecánica, 4,7%; Producción de Acero, 15,5%; Cemento, 16,6%; y Neumáticos, 9%. Y en junio también cayó con fuerza la Molienda de cereales y oleaginosas, con un retroceso de 7,4%, y recortó el crecimiento en el año al 16,2%, a pesar del mayor nivel de exportaciones registrado en el semestre.