El Senado finalmente aprobó el pliego de Federico Sturzenegger como presidente del Banco Central y le dio mandato hasta 2022, tras semanas de incertidumbre y la posibilidad de que quedara en comisión hasta marzo del año que viene.

Como el tema no fue incluido en las sesiones extraordinarias, la de este miércoles era la última oportunidad del año de aprobar el pliego de Sturzenegger.

Aunque estuvo en duda, finalmente el grueso del peronismo aportó sus votos y el pliego se aprobó con 56 votos a favor, 2 abstenciones (Pino Solanas y Magdalena Odarda) y 8 votos en contra, correspondientes al kirchnerismo duro.

No obstante, los directores del Banco Central no tuvieron la misma suerte que Sturzenegger y los senadores dejaron sin tratamiento sus pliegos, y reclamaron que algunos de esos puestos deben ser ocupados por representantes de la oposición.

En el Central dicen que hay dos vacantes en el Directorio y Sturzenegger no tendría problemas en ocuparlo con opositores. “Sería positivo que haya un contralor”, señalaron desde la entidad.

El problema para Sturzenegger era que al estar en comisión estaba a tiro de ser removido por un decreto de Mauricio Macri, que aunque lo respalda también le habría recriminado que no bajaba los suficientes las tasas. El titular del BCRA es acaso la figura más cuestionada por esta razón, aunque ayer mismo bajó las tasas por cuarta semana consecutiva y perforó el 25%.

Ahora, el banquero tendrá mayor respaldo para continuar con su política y ya sugirió que seguirá con el mismo rumbo. “Agradezco al Senado la confianza para encarar el desafío de lograr una Argentina sin inflación”, tuiteó este mediodía tras la aprobación del pliego.

La votación volvió a dejar a la vista la grieta dentro del bloque del PJ-FPV entre los peronistas moderados y el kirchnerismo duro, que volvió a disparar munición gruesa contra el gobierno.

La santacruceña Virginia García, cuñada de Máximo Kirchner, dijo que su voto negativo contra Sturzenegger tiene que ver con evitarle “un desastre económico a los argentinos”, al tiempo que recordó el paso del banquero por el gobierno de Fernando de la Rúa y su procesamiento por el megacanje. Un planteo similar hizo la santafesina María de los Ángeles Sacnun.

Al cruce de las ultrakirchneristas no salió Cambiemos sino su propio jefe de bloque, Miguel Ángel Pichetto, que desestimó el planteo. “En la causa a la que ustedes se refieren fue sobreseído y el principal realizador de esa maniobra (el ex ministro de Economía, Domingo Cavallo), había sido sobreseído, así que hay que recordar la historia en su integralidad”, les recordó.

El rionegrino justificó el apoyo del grueso bloque a la designación de Sturzenegger al considerar que “es importante que el Gobierno nombre al presidente del Banco Central”, pese a que aclaró que discrepan con la política monetaria.

En tanto, Pichetto cuestionó que el presidente del Banco Central quede en comisión con una autocrítica al caso de Mercedes Marcó del Pont, quien por decisión de Cristina Kirchner no fue ratificada por el Senado y luego la terminó removiendo con un decreto.