Trabajadores del CONICET, investigadores, becarios, gremios universitarios y centros de estudiantes tomaron el hall del edificio en el que funciona el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva en el barrio porteño de Palermo contra el ajuste reduce a un 40% las vacantes para ingresar a la carrera de investigador. Los principales apuntados por el recorte son el presidente Mauricio Macri y el titular de la cartera, Lino Barañao.

Con un corte en Godoy Cruz y Santa Fe, la agrupación Jóvenes Científicos Precarizados (JCP) encabezó la protesta. “Reclamamos contra una medida que implica el despido de 400 compañeros que han sido recomendados por el propio organismo e hicieron todo lo que tenían que hacer para poder ingresar a la planta y no se los designa por una cuestión presupuestaria que se aprobó en el Congreso con el apoyo del macrismo y otros bloques”, aseguró la investigadora Gloria Massey en diálogo con agencia Télam.

Durante la protesta, la investigadora aseguró que “el recorte es del 60 por ciento respecto del año anterior y el Ministro (de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao) salió a decir que era una exageración, como si no se hubiera tratado de su propia gestión”.

Lino Barañao había explicado días atrás que la decisión gubernamental de reducir las vacantes de 937 a 385 apunta a alcanzar una “situación de equilibrio” para que “todos los años siga habiendo investigadores”.