Los trabajadores de las plantas de Munro y Baradero de la empresa Atanor se enteraron, a través de un cartel, que la empresa de agroquímicos cerró sus puertas y los dejó sin trabajo. “Lamentamos informar que la planta cesará su actividad productiva”, dice el anuncio con el que se encontraron al llegar a sus puestos.

La noticia afecta a unos 140 trabajadores -unos 80 de la planta de Munro y 60 de la de Baradero- que no tuvieron ninguna comunicación oficial sobre la medida de parte de las autoridades de la compañía.

En diálogo con LPO, el director de Asuntos Legales y Corporativos de la empresa, Agustín Herrera, explicó que se trata de una decisión que tomó a nivel global”, que se enmarca en la “decisión estratégica” de desprenderse de activos no centrales para la compañía, ya que se definió hacer foco en la protección de cultivos en detrimento de los negocios azucareros.

“Atanor concluyó su producción en esas dos plantas y se produjeron los despidos, pero la empresa cumplirá con la ley”, aseguró y aclaró que la forma de comunicar los despidos fue “una decisión que tomó la empresa oportunamente, porque es un momento difícil para cualquier persona”.

Aseguró a este sitio que las plantas de Río Tercero, San Nicolás y Pilar seguirán con su normal funcionamiento. De ese modo desmintió versiones de los empleados, ya que algunos manifestaron su temor ante más despidos.

Más tarde, a través de un comunicado en el que no mencionó los despidos, Atanor anunció un proyecto de inversiones por U$S 70 millones para los próximos cinco años, y detalló que “esta decisión de negocio implica concentrar sus esfuerzos en sus plantas de síntesis y formulación ubicadas en San Nicolás y Pilar, en la Provincia de Buenos Aires y Río Tercero, en la Provincia de Córdoba; y, consecuentemente cesar su actividad química en las plantas ubicadas en las localidades de Baradero y Munro, en la Provincia de Buenos Aires”.

La empresa señaló que “incrementará su presencia en el mercado interno y externo de fitosanitarios en los segmentos de herbicidas, funguicidas e insecticidas estimando lanzar más de cinco nuevos productos por año hasta el año 2.021”.

Según informaron los ex empleados, durante la tarde de este miércoles llevarán a cabo una asamblea del Sindicato del Personal de Industrias Químicas y Petroquímicas de Zárate para saber los pasos a seguir.

“Entendemos el impacto que esta decisión tendrá. No obstante, en el marco de dicha decisión, Atanor respetará y cumplirá con la legislación vigente”, indicaba el panfleto que fue entregado a los empleados junto con un número telefónico para realizar reclamos y consultas.

“No sabemos si esto se replicará en otras plantas”, dijo el delegado Dacundo Aveiro en declaraciones televisivas -una versión desmentida por la empresa- y agregó: “Hay compañeros con cuarenta años de actividad y les avisan con un papel, una falta de respeto”.

Néstor Carrizo, del Sindicato de Petroquímicos, repudió la noticia y detalló que la semana pasada la empresa Carboclor, de Campana, bajó los sueldos un 35 por ciento.

Los despidos no sólo afectan y preocupan a ese sector, la noticia se dio el mismo día en que se conoció que la empresa Volkswagen comunicó a sus trabajadores que 600 operarios en Pacheco serán suspendidos durante un año y medio a partir de marzo y recibirán sólo la mitad de su salario.