Durante su visita a Grecia, la ex mandataria Cristina Fernández de Kirchner rechazó la definición de la Corte Suprema de Justicia que determinó aplicar el beneficio del “dos por uno” al represor Luis Muiña, condenado por delitos de lesa humanidad durante la última dictadura cívico-militar.

“Se trata de un fallo que viola nuestra Constitución, tratados internacionales y la jurisprudencia una conferencia de prensa durante un encuentro con la prensa y el presidente griego, Nikos Voustis, en el marco de la gira de CFK por Europa.

Fernández de Kirchner afirmó que “el fallo nos hace retroceder a los argentinos 20 años en materia de derechos humanos”, expresó, y resaltó que en los últimos años la Argentina se había convertido en un “modelo y un ejemplo en materia de respeto irrestricto a los derechos humanos”, y advirtió que el fallo de los magistrados de la Corte Suprema podría llegar a beneficiar a “700 represores” con la libertad y que debieran estar “cumpliendo condenas por desaparición forzada de personas, torturas, desaparición de niños”.