Elisa Carrió reclama con frecuencia mayor participación en la agenda internacional del Gobierno y, como hace cuando está molesta, aparecerá con protagonismo en el momento menos esperado.

Esta vez será a través de una reunión de la comisión de relaciones exteriores de Diputados, que preside, donde el miércoles 17 someterá a votación el acuerdo de doble imposición con los Emiratos Árabes Unidos, celebrado el 3 de noviembre en Dubai, durante una gira encabezada por Gabriela Michetti.

La reunión podría pasar desapercibida, sino fuera porque este jueves Mauricio Macri inicia una gira por los países de oriente, con escala en Emiratos Árabes Unidos, con el único objetivo de atraer inversiones.

Retomaría algunas reuniones de aquella la comitiva argentina, como la que el ya ex secretario de Política Económica, Pedro Lacoste, mantuvo con autoridades del poderoso fondo soberano Abu Dabi Investment Authority (ADIA).

Si se enteraran, a los inversores árabes no les causará gracia que mientras definen si aportan brotes verdes en el país, el acuerdo de doble imposición, que celebraron en el salón del Hotel Gray Hyatt de Dubai, todavía no está cerrado.

No es un detalle menor: los 7 Emiratos árabes (Dubai y Abu Dabi son los más importantes) casi no se cobran impuestos, mientras que Argentina tiene una de las presiones tributarias más altas del mundo.

El inesperado trance legislativo se definió en la sesión del martes, cuando para aprobar convenios bilaterales pendientes el Frente para la Victoria-PJ le exigió a Carrió una gestión ante Cancillería para poder refrendar en el Congreso los últimos pactos bilaterales.

“El último acuerdo con Estados Unidos para relaciones comerciales dice que se establece en vigencia desde el momento de la firma. O sea sin pasar por el congreso. Esto no puede ocurrir”, protestó Guillermo Carmona, diputado del FpV-PJ y vicepresidente de la Comisión de Relaciones Exteriores.

Carrió dijo que ya estaba al tanto y le había pedido a Susana Malcorra “que nos manden de esa misma forma todos los acuerdos, a fin de que no haya solamente conversaciones”.

Y fue Malcorra la que decidió enviar sólo tres acuerdos, entre ellos el firmado con Emiratos Árabes, para que Carrió los ponga en debate la semana próxima, aunque cuando es sabido que Cambiemos no tiene mayoría en ningún lado.

Tal vez solo la chaqueña tenga todo bajo control: en diálogo con LPO Carmona aclaró que aún no tomaron postura sobre el vínculo con los Emiratos Árabes.

Quizá no sea tan sencillo levantar la voz en contra, porque Cristina Kirchner también supo congeniar con los Emiratos Árabes y con Arabia Saudita, otro de los países que recorrió aquella comitiva liderada por Michetti.

Malcorra no quiso enviar el acuerdo con Qatar, donde se creó un fondo de inversión común con activos del FGS de Anses, que derivó en varias denuncias judiciales con el kirchnerismo.

Y muchos menos los celebrados con China y Japón, donde también fue Michetti el año pasado y estará Macri como parte de la gira que empieza hoy.

Los otros acuerdos enviados por Cancillería son en realidad revisiones del celebrado por Cristina Kirchner con Rusia el 12 de julio de 2014 y del Convenio sobre ciberdelito del consejo de Europa, rubricado en Budapest, el 23 de noviembre de 2001.

Este último ya encontró reparos en el kirchnerismo, que lo consideran un instrumento de las grandes potencias para aplicar posibles fraudes informáticos. Carrió está dispuesta a escucharlos.

Copyright La Politica Online SA 2017.