El presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, presentó el Informe de Estabilidad Financiera (IEF) correspondiente a la evolución del sector financiero de los últimos seis meses. Tras describir un sistema sólido con desafíos crecientes de rentabilidad y profundidad, ratificó la meta de inflación anual del 12% al 17% anual y negó que haya bicicleta financiera.

“Cambiar una meta es no tener meta”, sintetizó Sturzenegger tras una explicación de la cronología de la adopción del régimen de desinflación elegido por el Gobierno y descartó que vaya a modificar la pauta que fijó a principio de año.

“El Banco Central en marzo de 2016 decidió ir a un régimen de metas de inflación”, comenzó su respuesta a la prensa, y recordó que en aquel entonces no dio precisiones de metas porque no había datos oficiales de inflación. Durante varios meses se centró en la realización de una política de agregados monetarios que contrajo fuertemente la tasa de inflación en el segundo semestre. Con esta política, se esperaba que a fin de año la inflación rondara el 25% interanual.

“Cambiar una meta es no tener meta”, sintetizó Sturzenegger y reafirmó su compromiso con la meta del 12 al 17 por ciento de inflación anual.
“Estamos llegando unos meses más tarde”, consideró la autoridad monetaria y resaltó que en abril la inflación acumulado 27,5% y que en mayo va a quedar debajo del 25%.

Para agosto vamos a tener la tasa de inflación (interanual) más baja de los últimos diez años salvo por el año de (la caída del) Lehman” , adelantó el presidente del Banco Central.

De todos modos, reiteró la autocrítica ya realizada en la presentación del Informe de Política Monetaria (IPoM) de haber pecado de entusiasmo a raíz de la reducción de la inflación en el segundo semestre de 2016. Y reconoció que, pese a que el Poder Ejecutivo resolvió hacer menos correcciones de los precios regulados, la inflación núcleo no viene evolucionando dentro de una trayectoria compatible con la meta anunciada a principio de año.

Ante la insistencia de la audiencia, fue Demian Reidel, uno de los directores que acompañó al presidente del Banco Central en la presentación del IEF, el que salió a respaldarlo: “No vamos a cambiar la meta. Punto”, sentenció.

También fue él quien se encargó de negar que haya actualmente una bicicleta financiera. Según definió Reidel, una “bicicleta se define como una ganancia elevada en dólares sin exposición al riesgo de tipo de cambio” y aseguró que eso no solo no está sucediendo. “Ha sucedido, pero ahora no”, dijo y ejemplificó que, gracias a la suba del dólar del último mes, el que compró Lebacs un mes atrás, salió perdiendo.

Además, pidió no perder de vista en el análisis los costos de transacción, que generan una notoria reducción entre la tasa de interés y la tasa de retorno. Y remarcó que los datos de alta frecuencia que manejan muestran que cada vez son más también los que retiran sus dólares del país.

Asimismo, el director remarcó que es un error pensar que el Banco Central fija la tasa de Lebacs en función de la cantidad de dinero que quiera retirar del mercado, sino en función de la señal que considere necesaria para que la inflación quede dentro de la banda de la meta de inflación.

Y “Estamos trabajando para cumplirla”, culminó a su turno Sturzenegger.

Un sistema financiero solvente con demasiada liquidez

El Informe de Estabilidad Financiera (IEF) que presentó Sturzenegger se centró en destacar que el sistema bancario continúa sin grandes cambios en su situación de solvencia y liquidez. Se encuentran bien capitalizados y con buena calidad de activos, ya que en todos los segmentos el nivel de morosidad es muy bajo.

Respecto de la liquidez del sistema, el presidente de la institución aseguró que sea “Quizás demasiado elevada”, ya que le gustaría que los bancos sean más proactivos y otorguen más créditos. De hecho, en el segmento dólares -por el crecimiento de los préstamos de los 2.500 millones a los 11.000 millones de dólares- cayó en los últimos meses la liquidez, pero aun así está sensiblemente por encima del promedio de la región.

De acuerdo a lo que exige la normativa, “Sigue muy bajo el descalce de moneda”, aseguró el presidente del Banco Central. Y, a la vez, reflexionó que el régimen de tipo de cambio flotante también alienta a no descalzarse.

Por otra parte, Sturzenegger comentó que la principal preocupación de los bancos tiene que ver con la tendencia decreciente de la tasa Badlar y la pérdida de rentabilidad de los bancos que se nutrieron del cepo que obligaba a los depositantes a ser cautivos de los bancos sin recibir una remuneración a cambio. Y señaló que desde que él desreguló las comisiones y Macri levantó el cepo, la rentabilidad de los bancos pasó de evolucionar por encima de la inflación a moverse por debajo.

Al respecto, el banquero central precisó que el ratio de los resultados de los bancos sobre sus patrimonios rondó el 25% y “crece significativamente menos que la tasa de inflación”. Conforme siga bajando la inflación, menor va a ser la rentabilidad del sector, por eso Sturzenegger los instó a compensar la caída con crecimiento del sector. “Ya no la tienen tan fácil”, aseguró.

Copyright La Politica Online SA 2017.