El Gobierno aceleró la ley sobre defensa de la competencia en Diputados, con reproches del Frente Renovador de Sergio Massa y una inesperada ausencia del Frente para la Victoria, que no tardará en ser motivo de chicanas de Cambiemos.

Como explicó LPO, el proyecto es en realidad una síntesis de los presentados por Elisa Carrió y Mario Negri, que ambos anunciaron junto a Mario Quintana en septiembre.

Pero recién la semana pasada Marcos Peña, ya de campaña electoral, decidió retomarlo para contrarrestar la pelea contra la inflación iniciada por Sergio Massa.

Advertido, el tigrense mandó sus diputados al plenario de comisiones de Defensa de Consumidor y Legislación Penal a escuchar a la comitiva del Gobierno, liderada por Esteban Greco, presidente de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia.

El Frente para la Victoria no envió a sus diputados y Liliana Mazure, ni siquiera llamó a la comisión de comercio, donde estaban girados los proyectos de Negri y Carrió.

“Andan diciendo por ahí que esto estaba cajoneado y quiero aclarar que no es así. Siempre tuvimos voluntad de tratarlo”, aclaró Liliana Schwindt. “Eso es cierto”, le reconoció Negri, ajeno a los zigzagueos de la Casa Rosada.

Fernando Sánchez, delegado eterno de Lilita Carrió, dijo que le hubiera gustado ver más diputados pero olvidó un detalle: Pablo Torello, uno de los secretarios de la Comisión de Defensa de Consumidor, no fue porque estaba en Alemania.

Tanta expectativa generó el debate que eclipsó el inicio del tratamiento de proyectos esperados por años, como la regulación de los lobbys y el de compre nacional, que Cambiemos negocia con el Frente Renovador. Adrián Pérez presentó el primero durante 4o minutos y el otro se debatió en la comisión de Obras Públicas sin quórum, con la promesa de una visita de Francisco Cabrera.

Greco anunció los puntos principales del proyecto, también anticipados ayer por este medio: creación de una autoridad nacional de la competencia, control de la compra y adquisición de empresas y elevación de umbrales mínimos para sanción.

También propone crear un “sistema de clemencia”, una especie de ley del arrepentido para los carterizadores que para reducir sanciones admitan posiciones dominantes y aporten información para destruirla.

“Funcionará sólo para los carteles, porque es la única manera de desbaratarlos”, anticipó Greco. Contó que las multas están congeladas en 150 mil pesos y deben alcanzar al menos un 30% de la facturación y que sólo si se inspecciona la adquisición de empresas se impiden monopolios. “Después es muy difícil”.

Cambiemos y el massismo intercambiaron chicanas, aunque sin alcanzar el clima electoral que motivó al Gobierno a empujar el debate.

Negri siguió escapándose de ese juego. “No está planteado en términos de perseguir a nadie. Tampoco es para resolver el tema de la inflación, que es un problema más estructural. Lo que si se procura evitar en un mundo globalizado, trasnacional, con empresas multinacionales, es que se junten entre cuatro y manejen los precios monopólicamente y en forma de cartel”, explicó.

En diálogo con LPO, el presidente de la CNC también le bajó la expectativa a una reducción de la inflación por esta ley.

“Coincido con Negri. Estas no son medias de corto plazo anti inflacionarias, sino para que los mercados funcionen en forma eficiente y los consumidores puedan tener más oferta y las empresas competir en base a producto. De hecho la inflación perjudica la competencia, porque impide comparar precios”, explicó.

Antes de la reunión, Schwindt había insistido en un comunicado que es imperiosa una ley de góndolas y bajar el IVA a los alimentos, como pide Massa.

Y advirtió que el Gobierno podría dominar a gusto la la designación de los miembros de la Autoridad Nacional de Defensa de la Competencia, entidad rectora del sistema, cuyos miembros serán definidos por un jurado de cinco miembros: 2 del Poder ejecutivo, 2 presidentes de comisiones del congreso y 2 académicos.

“Estamos hablando de cargos concursados. No volverá a pasar que un secretario de comercio negocie discrecionalmente con las empresas”, respondió Negri.

El massismo siguió disconforme. “Si acá no hay un acuerdo específico esto queda en la nada, como pasó con la ley anti despidos”, advirtió Marco Lavagna y recordó que hay procesos de la Comisión de Defensa de la competencia que duran 2 años.

“Nosotros jerarquizamos el área. Cuando llegamos estaban 5 años en un proceso. Ahora en 2”, se defendió Greco y recordó la investigación que llevan adelante por monopolio en acero, aluminio (golpea a Aluar) y la más reciente por las tarjetas de crédito, que golpea a Prisma.

Diego Petracola, ex presidente de la CNC, dijo que es inútil allanar una empresa “porque están preparadas para eso” y que los carteles sólo se desbaratan con una ley del arrepentido.

Invitado por el massismo, Víctor Fera, dueño de Maxiconsumo, recordó que tiene una denuncia penal contra el ex secretario de comercio interior, Augusto Costa, pero que no logró ser atendido por su sucesor Miguel Braun, sobrino del dueño de supermercado “La Anónima”.

“La ley de góndola permitiría tener las pymes compitiendo y pueden dar trabajo”, le gritó a Greco. No le respondió.

Copyright La Politica Online SA 2017.