La diputada kirchnerista Teresa García, que integra la bicameral de control de servicios de inteligencia, denunció que el viernes por la tarde fue hakeada su cuenta de mail y las de dos de sus asesores.

Los hackers fueron precisos: abrieron una carpeta que decía Obedrecht y guardaba información sobre el escándalo del Lava Jato, que salpica al titular de la Agencia Federal de Inteligencia, Gustavo Arribas, acusado de haber recibido 850 mil dólares de coimas por parte de un cambista brasileño.

La diputada presentó ayer la denuncia en la justicia federal, con el detalle de las inspecciones realizadas por la Policía Federal, que comprobaron la intercepción los correos electrónicos.

El caso se suma a una preocupante sucesión de casos de espionaje político que empiezan a vincularse con la Agencia Federa de Inteligencia (AFI) que conduce el amigo del presidente Macri. La semana pasada la afectada fue la diputada oficialista Lilita Carrió, a quien siguió personal de la ex Side a Paraguay.

La diputada viajó a Asunción para reunirse con el mayor retirado de inteligencia del Ejército argentino, Alejandro Camino. Este militar se supo después según el diario La Nación, esta vinculado al ex jefe de Inteligencia de Cristina Kirchner, el general César Milani.

En diálogo con radio Mitre, Carrió denunció en ese momento que era “objeto de espionaje permanente” y víctima de una “persecución sistemática terrible” que incluye “escuchas telefónicas” y amenazó a Macri con dejar Cambiemos sino echaba a la número dos de la AFI, Slvia Majdalani. Ayer se desdijo y afirmó que no fue Arribas quien la mandó a espiar.

García acorraló a Arribas en su última visita a la bicameral, cuando el espía se desdijo de su primera versión de los fondos que le giraron a Suiza y dijo que en realidad recibió 70 mil dólares y por la venta de “muebles” y “cuadros”, cuando la diputada le hizo ver que el departamento que dijo haber vendido en San Pablo, para justificar los giros, valía mucho más que eso.

Arribas se negó a volver la semana pasada a la Comisión y advirtió que sólo irá si le garantizan confidencialidad y no le preguntan por Odebrecht.

Pero cerca de García creen que pudo haber otros móviles para de los hakers como su presunción de que el jefe de la AFI fue sobreseído por la demora de Susana Malcorra en enviar exhortos a Brasil.

Según supo LPO, la diputada tenía previsto viajar a Brasil para corroborar porqué los documentos sobre Arribas no llegaron a tiempo. Y eso podría complicar a la ahora ex canciller.

El gobierno se ocupó de filtrar a los medios este martes, luego de conocida la renuncia, que la salida de Malcorra no tuvo nada que ver con el caso Odebrecht que no sólo complica al kirchnerismo que cobró al menos 35 millones de dólares de coimas de la multinacional brasileña, sino también al macrismo a través de la firma Iecsa de la familia del presidente Macri, denunciada por cobrar coimas en la obra del soterramiento del Sarmiento.

Copyright La Politica Online SA 2017.