Elisa Carrió celebró el miércoles la detención de Jorge Castillo, el millonario empresario dueño de La Salada, aunque dejó en claro que el impacto político del caso no terminará ahí: implica a su socio Enrique “Quique” Antequera, quien jugará con Mario Ishii en la próxima elección pero además tiene fuertes nexos con dirigentes de Cambiemos.

Desde Brasil, donde descansa en la previa a la elección, Carrió envió un tuit en el que felicitó al procurador bonaerense Julio Conte Grand y a las fuerzas de seguridad por el operativo. También agradeció a la abogada Mónica Frade, su asesora en materia de “lucha contra la corrupción en el Conurbano bonaerense”.

En la denuncia presentada por Carrió a la que accedió en exclusiva LPO, la dirigente apunta a Antequera, que según su denuncia es la otra pata del esquema de corrupción, extorsión y contrabando de La Salada.

Lo que revela la denuncia es que Antequera está incluso más vinculado políticamente y Carrió ahora irá por él, según confirmó la propia Frade en declaraciones a la presna. La abogada incluso deslizó que -si no cae Antequera en esta investigación- habría un sistema de protección judicial y de la Bonaerense atrás de esto, para favorecer a uno de los dos jefes de La Salada. Un ajuste de cuentas, más que justicia.

El escándalo de Antequera podría tener repercusión directa también en las filas de Cambiemos y destapa toda una serie de conexiones políticas locales. Ya que -pese a que finalmente fue anunciado como candidato de Ishii- hasta hace un tiempo no se sabía con quién iba a jugar y en el escrito de Carrió se hace mención a que tendría un nexo con el intendente de Lanús, Néstor Grindetti, su cuestionado secretario de Seguridad, Diego Kravetz, e incluso con el ministro Cristian Ritondo, como reveló LPO.

Con el escándalo destapado, desde el entorno de Ritondo desmintieron que el funcionario tenga relación con Antequera. “Es cierto que se sacaron una foto, pero fue en el marco de una recorrida y el ministro jamás se juntó ni a tomar un café con ese dirigente”, afirmaron a este medio y agregaron que su candidato en Lomas es Ignacio Grecco.

La denuncia de Carrió habla de barras de Boca, River, San Telmo, Lanús y Los Andes. Complica a Grindetti cuando menciona que “posee entre sus allegados a la función pública y funcionarios a personas ampliamente conocidas en la zona, no precisamente por méritos, sino por antecedentes cuestionables y aún delictivos”.

En ese sentido, la diputada cita a un sitio web en el que dice que esas personas “habrían sido identificadas por los propios vecinos de Villa Diamante y Sapito, como los responsables del cobro de coimas a boliches y venta de droga en la zona” y “contarían con el visto bueno de Diego Kravetz, Secretario de Seguridad de Lanús”.

Frade se encargó de apuntar directamente contra Grindetti. “Nosotros hemos dado nombres de gente que integra el gabinete de Seguridad del intendente Grindetti, que están involucrados en este tema y que tienen antecedentes terribles. Se lo comunicamos a Grindetti, concediéndole la buena fe de no saber a quienes tenía alrededor. No hizo nada. Frente a la nada, nosotros tenemos por modo de trabajar ir acompañando la documentación y después que no digan que no sabían”, afirmó.

La abogada de Carrió que investigó La Salada reveló que le informó a Grindetti sobre los presuntos vínculos de gente del equipo de Kravetz con las mafias locales y “no hizo nada”.
Tras esa denuncia, en Cambiemos se apuraron en recordar en off que Carrió tiene sus propias fotos con Antequera de años anteriores. En 2009 se lo vio posar junto a Patricia Bullrich y su antigua aliada Margarita Stolbizer, en el marco de la campaña de ambas para las legislativas, bajo el sello Alianza Cívica y Social.

La detención de Castillo podría no impactar sólo en Cambiemos, ya que algunas fuentes de la investigación comenzaron a afirmar que existen audios en los que se señala la protección de un “Martín”.

En el entorno de Martín Insaurralde salieron a aclarar que el intendente de Lomas tiene una pésima relación con Castillo, como quedó claro en la campaña del 2013 cuando el empresario lo destrozó porque criticó a Guillermo Moreno. También recordaron que en 2012 se llevó a cabo un megaoperativo para sacar todos los puestos ilegales que había instalados sobre el camino de la Ribera donde se construyó una ruta que conecta el Camino Negro con la ruta 4.

Este jueves, el intendente elogió el operativo policial y dijo que “se dio un paso más para terminar con los delincuentes que se apropian del espacio público y explotan y extorsionan a la gente”.

“Éste ha sido un gran punto de partida para sacar a los delincuentes y ofrecer un marco de formalidad a los trabajadores”, planteó Insaurralde, quien también contó que estuvo en contacto con los ministros Patricia Bullrich y Cristian Ritondo.

Castillo siempre se reivindicó como militante del radicalismo, manifestó su afinidad por Julio Cobos e incluso llegó a movilizar gente para actos de Ricardo Alfonsín, aunque durante el kirchnerismo también cultivó un buen lazo con el entonces secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, quien lo llevó a la gira comercial a Angola que encabezó Cristina Kirchner en 2012.

En un video que reveló el diario Clarín este jueves, se ve a Castillo en el lanzamiento de Martín Lousteau. “Ojalá que sea el comienzo de un nuevo radicalismo”, escribió en ese momento Castillo.

Días después, el Rey de la Salada, subía fotos a su Facebook personal del locro organizado por la UCR porteña en Costa Salguero, tras haberse quedado sido excluido de la interna de Cambiemos.