Elisa Carrió salvó por segunda vez a Alejandra Gils Carbó de un intento del Gobierno para desplazarla de su cargo. Esta vez, la líder de la Coalición Cívica rechazó la maniobra para sacarla por decreto de la Procuración General de la Nación.

La maniobra del Gobierno -revelada el domingo por LPO- chocó de frente con Lilita, que misteriosamente vuelve a salvar a Gils Carbó cuando parecía que otra vez la procuradora se quedaba sin respaldo político y con la única arma de resistir judicialmente.

“Debe respetarse la Constitución, aún ante delincuentes como Gils Carbó, a quien denuncié desde su nominación”, escribió Carrió en su cuenta de Twitter. “O cambian la ley o hay que sacarla por juicio político. Nadie me va a obligar a avalar la violación de la Constitución”, agregó respecto a la idea de sacarla por decreto, confirmada por Pablo Tonelli.

La idea de Mauricio Macri era esperar a que Gils Carbó sea procesada por las irregularidades en la compra millonaria de un inmueble para la Procuración y echarla con un DNU, mismo mecanismo con el que intentó nombrar a jueces de la Corte a principios del año pasado. Para eso contaba con el avance que este martes el fiscal Eduardo Taiano le imprimió a la causa, al pedirle al juez Julián Ercolini el llamado a indagatoria de la procuradora.

Pero Carrió se interpuso y dejó en crisis el plan de Macri. Es la segunda vez que lo hace. Meses atrás, el presidente desechó echarla por decreto y prefirió enviar un proyecto de ley para reformar el Ministerio Público que incluía un abrupto final del mandato de Gils Carbó. Los diputados de Cambiemos lo consensuaron con Sergio Massa, pero cuando lo iban a tratar Lilita advirtió que era inconstitucional. Macri tuvo que congelarlo.

Otro episodio en el que la líder de la CC terminó ayudando a la Procuradora fue cuando promovió su juicio político junto al de Ricardo Lorenzetti, en un combo que era evidente no iba a prosperar. “Lilita en los medios la destroza, pero todo lo que hace contribuye a que Gils Carbó siga en el cargo”, explicó frustrado a LPO, un destacado funcionario del PRO.

En la oposición sospechan que las ayudas de Lilita a Gils Carbó no son inocentes y creen que existe un acuerdo secreto mediante el cual la Procuradora puso al servicio de Carrió a algunos fiscales de Justicia Legítima para que impulsen sus denuncias.