Ricardo Colombi demostró una vez que su poder en Corrientes está intacto. También sus mañas para ganar elecciones. Tras surfear las internas y amenazas de ruptura en su espacio, impuso a su candidato Gustavo Valdés como el nuevo gobernador y recuperó el control del Senado provincial, donde ocupará una banca y podría volver a intentar una reforma constitucional para regresar en 2019.

El actual gobernador encabezó la lista de senadores provinciales y le sacó diez puntos al peronismo, rozando el 55 por ciento de los votos. Con esos resultados, ECO-Cambiemos se quedó con tres de las cinco bancas en juego (además de Colombi fueron electos los radicales Sergio Flinta y Alejandra Seward) y las restantes fueron para el PJ.

Colombi volverá al Senado después de un fugaz paso entre 2007 y 2009, cuando logró recuperar la gobernación. Lo hará con un escenario más favorable que en los últimos años, ya que ECO volverá a tener mayoría, con 8 de los 15 integrantes de la cámara. El PJ retrocede a los 5 senadores y en una zona gris queda la senadora Nora Nazar, esposa del ex gobernador Raúl “Tato” Romero Feris.

Nazar será clave para el objetivo de Colombi de acercarse a los dos tercios. Aunque su posición ha sido crítica del gobernador (incluso se viralizó un audio en el que llamaba a votar a Camau Espínola), su marido acordó integrar la alianza ECO-Cambiemos en medio de versiones de presiones del oficialismo y un acuerdo para concederle la prisión domiciliaria. Pese a que la senadora dijo temer represalias por ese llamado a votar al PJ, en Corrientes se especula con que la situación judicial de “Tato” podría ser utilizada para disciplinar a Nazar.

Un dirigente correntino dijo a LPO que descuenta que tarde o temprano Colombi conseguirá ese voto y estimó que eso le abre la puerta a los dos tercios, para lo que le faltaría un senador. “El peronismo está dividido y sin control de ningún espacio de poder. Ricardo la va a tener sencilla”, analizó la fuente.

En tanto, en la Cámara de Diputados el oficialismo tendrá 18 de las 30 bancas, contando a un aliado del partido de Romero Feris (mucho más cercano que Nazar) y al electo Ariel Báez, el cantante de “Los Alonsitos” que hizo una sorpresiva elección y consiguió una banca con una colectora de ECO. Es decir que Colombi estaría a dos votos de los dos tercios. De nuevo, habrá que ver hasta dónde resiste la unidad del peronismo y sus aliados en un contexto muy desfavorable.

Como sea, la posibilidad de una reforma constitucional estará atada al devenir de la relación entre Colombi y Valdés, hasta ahora de extrema confianza. Pero en 2005, cuando entregó el poder en su primo Arturo, el actual gobernador ya demostró que no confía en sus delegados y la sociedad implosionó rápidamente.

El año pasado, Colombi intentó imponer una reforma constitucional que el peronismo bloqueó porque contenía una “re-reelección encubierta”, ya que incluía una cláusula para alinear el mandato del gobernador de Corrientes con los del Presidente de la Nación y el del resto de los mandatarios provinciales (excepto Santiago del Estero que también está desfasado). Esto habilitaba a que el próximo mandato (el que ahora se sabe que comandará Valdés) dure dos años y en 2019 los correntinos volviesen a elegir gobernador con la posibilidad del retorno de Ricardo.

Incluso el propio Colombi lo insinuó durante la campaña, lo que fue utilizado por la oposición para agitar el fantasma de debilidad de Valdés. Por lo pronto, el gobernador electo se encargó de aclarar ayer que será él quien maneje el gobierno, aunque nadie en Corrientes se anima a imaginar a Ricardo en una actitud pasiva o meramente colaborativa.

De hecho, uno de sus principales asesores, Martín Baintrub, acaba de dejarlo en claro: “El rol de Ricardo va a seguir siendo el del líder de ECO, no cabe dudas. Hay un liderazgo que le es natural. No me lo imagino yéndose a la casa”.

Copyright La Politica Online SA 2017.