La calificadora de riesgo Standard and Poor’s (S&P) dio a conocer este lunes su nuevo ránking de las economías emergentes más frágiles y más robustas en función de su exposición a la normalización de las tasas de interés tanto en Europa como el Estados Unidos. En la edición de 2017, Argentina remplazó a Brasil como el país latinoamericano integrante del “top five” de los países más frágiles.

Además de Argentina, el grupo de los cinco países más endebles en materia de exposición al riesgo de suba de la tasa de interés lo integran Qatar, Egipto, Paquistán y Turquía. Por el contrario, los “cinco formidables”, denominación de S&P para las economías más robustas, está conformado por China, Tailandia, Arabia Saudita, Rusia y Malasia.

Hasta 2015, Brasil, India, Indonesia, Turquía y Sudáfrica conformaban el grupo de los “cinco frágiles”. De esta forma, Turquía continúa en la cuerda floja mientras que el resto de los países consiguieron reducir su exposición a los cambios de políticas monetarias que lleven a cabo los países centrales. De hecho, según el informe, Turquía es el único país que se mantuvo siempre entre los más vulnerables independientemente de las variables elegidas para el análisis.

En este caso, S&P utilizó siete variables para el análisis de la fragilidad de las economías emergentes ante cambios en la política monetaria global. Entre ellas se destacan el déficit o superávit de cuenta corriente sobre el PBI y el porcentaje de deuda en moneda extranjera sobre el total de la deuda soberana.

Es que para la agencia calificadora de riesgo, tanto Europa como Estados Unidos emprenderán en los próximos años una reversión de la política monetaria de “quantitive easing”, es decir de expansión monetaria con tasas de interés cercanas a cero. Puntualmente en Estados Unidos el proceso de achique de la hoja de balance lo inició la Fed de Janet Yellen con dos subas de la tasa de interés este año y resta ver qué resuelve la autoridad monetaria estadounidense en la siguiente reunión de diciembre.

De acuerdo con Moritz Kraemer, director gerente global de S&P y miembro de la jefatura de calificación global de soberanos, las condiciones monetarias en este momento son “excepcionalmente acomodaticias” y, para algunos mercados emergentes, “el clima de fondeo es el más benigno del que se tenga memoria”.

En declaraciones el lunes pasado a la cadena CNBC, el ejecutivo de S&P remarcó que: “Aun así, la amenaza de contracción monetaria es más concreta que antes”.

Según definió S&P, este grupo de países “Son las economías de mercados emergentes que sufrirán más con esta nueva política de las naciones desarrolladas”.

No obstante, Kraemer aclaró que hay quienes objetan que Qatar esté incluido en la lista de los “fragile five” por la solvencia que le otorgan sus “profundos bolsillos”. Si se lo excluyera a Qatar, el siguiente en la lista sería otro país latinoamericano, Colombia.

De acuerdo al informe de la calificadora de riesgo, el impacto de la suba de las tasas de interés se manifestaría por distintos canales: por empezar, elevaría los costos de refinanciamiento de los compromisos asumidos en moneda extranjera. Pero también, podría llevar a la fuga de divisas ya que los capitales que llegaron a las economías emergentes volverían a sus países si consideran que la nueva tasa de interés es atractiva en relación al riesgo de las economías emergentes.