La comunidad mapuche salió al cruce de la versión del Ministerio de Seguridad, que conduce Patricia Bullrich, sobre los incidentes del sábado en Villa Mascardi, Río Negro, donde un choque entre efectivos de la Prefectura y un grupo de mapuches terminó con la muerte del joven Rafael Nahuel, de 22 años.

La vocera mapuche Moira Millán calificó como “un delirio tragicómico” el comunicado de la cartera nacional, en donde se asegura que los prefectos respondieron a un ataque a balazos de parte de un grupo armado integrado por personas encapuchadas “con máscaras de gas” y que lanzó “gritos de guerra”.

La cinematográfica versión difundida por Bullrich se sostiene en los dichos de los efectivos que participaron del operativo (los cuales no pone en duda en ningún momento), aunque también admite el uso de armas letales. “Frente a los disparos de armas de fuego por parte del grupo violento, inmediatamente comenzaron a replegarse hacia abajo, cubriéndose con disparos de fuego intimidatorios siempre en dirección hacia los árboles y no en dirección hacia los atacantes”, explica.

Esta mañana, Millán negó rotundamente la información oficial. “Nunca jamás hubieron armas de parte del pueblo mapuche, esto de decir que había un grupo armado preparado para combatir o preparado con cierta organización militar es un delirio tragicómico de parte del Gobierno”, dijo a radio Cooperativa.

“Si hubo alguna piedra fue para defenderse de las balas de plomo”, agregó la vocera de la comunidad, que también desmintió el uso de otros elementos mencionados por Seguridad. “Es totalmente mentira que los hermanos tenían máscaras de gas. Ojala tuviésemos presupuesto para eso, nos vendrían muy bien. Lo que usamos son trapos viejos”, explicó a radio FM Blue.

Millán calificó la represión como “una carnicería” y aseguró que “la tía de Rafael vio como lo golpeaban y que cuando se dieron cuenta que estaba muerto intentaron reanimarlo”, en relación a los prefectos que estuvieron en el operativo.

“El jueves mientras se llevaba a cabo una mesa de diálogo para resolver en conflicto aparecieron centenares de policías. Desde ese día no ceso la violencia. La zona estuvo militarizada”, dijo en relación al inicio de los choques entre mapuches y efectivos federales, los que enmarcó en un conflicto por un “intento de privatización de ciertos parques” nacionales.

Finalmente, Millán indicó que “ayer a la tarde se llegó a un acuerdo con el juez (Gustavo Villanueva) para reabrir la mesa de diálogo para que los mapuches puedan vivir allí”.

El magistrado subrogante de Bariloche aceptó este lunes frenar el operativo de búsqueda y captura de diez mapuches que escaparon del desalojo del jueves en Villa Mascardi y se mantienen ocultos en la zona, según informó la agencia oficial Télam.

Villanueva tomó esa decisión anoche, luego de dialogar con referentes de la comunidad mapuche Lafken Wikul Mapu, con la que acordó que un médico atendiera a dos heridos que se mantienen ocultos luego del enfrentamiento del sábado con fuerzas de seguridad.