La Casa Rosada sumó a los gobernadores patagónicos a la lucha contra la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), un conflicto que saltó a la luz tras las muertes de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel.

Mauricio Macri buscaba el respaldo de los gobernadores de Río Negro, Alberto Weretilneck; de Neuquén, Omar Gutiérrez y de Chubut, Mariano Arcioni, para que no sea el Gobierno nacional el único en poner la cara ante la opinión pública por el complejo tema mapuche, que también tiene a maltraer al gobierno chileno.

Esos tres gobernadores estuvieron este miércoles en el primer piso de la Rosada reunidos con el jefe de gabinete, Marcos Peña, y los ministro Rogelio Frigerio, Patricia Bullrich y Germán Garavano.

“Fue un encuentro muy positivo”, aseguraron a LPO fuentes presentes en el encuentro, en el que se acordó que se conformará un Comité integrado por los ministros nacionales y provinciales de Seguridad y Justicia, que manejan las policías locales, para la aplicación de políticas públicas en cuestiones vinculadas a los pueblos originarios, y puntualmente a la problemática RAM.

“Queremos darle mayor participación en el INAI (Instituto Nacional de Asuntos Indígenas) a las provincias para mejorar los mecanismos de registro y de tierras”, aseguraron desde la Rosada. La semana que viene las autoridades se volverán a reunir con el Comité ya formalizado.

“Usurpar es un delito, ante el que la justicia y las fuerzas deben intervenir”, dijo Weretilneck antes de la reunión, al referirse al conflicto de la comunidad de Villa Mascardi tras la muerte de Nahuel.

“Buscaremos coordinar con la Nación un accionar efectivo para evitar conflictos tan dramáticos (dijo consultado sobre las muertes de Nahuel y Maldonado) y resolver los pendientes, siempre a través del diálogo, la justicia y mecanismos de mediación”, señaló el mandatario rionegrino.

Acuerdo con Chile

El fiscal general de Neuquén, José Gerez y su par de la región chilena de La Araucanía, Cristian Paredes, acordaron “cooperar” en la investigación de hechos de violencia ocurridos a ambos lados de la frontera, vinculados con reclamos de comunidades indígenas. Gerez indicó adenás que, en lo que atañe a episodios ocurridos del lado argentino, existen elementos que darían cuenta de un “apoyo logístico chileno”.