Este martes se cumple una semana del inicio de una medida de fuerza organizada por un grupo autodenominado “Transportistas de Granos Autoconvocados” (TGA) que está generando todo tipo de problemas en las principales regiones productivas del país.

Es que la medida de fuerza incluye piquetes que impiden la circulación de camiones con granos en diversas rutas del centro del país y violentos ataques a los trabajadores camioneros que no adhieren a la protesta por la razón que fuese.

En los primeros días del paro transportista, muchos productores subestimaron el poder de fuego de TGA porque se trata, en definitiva, de una agrupación informal no reconocida por la Federación de Transportadores Argentinos (FETRA).

Para tener una idea, a diferencia de otras organizaciones de camioneros, TGA no tiene vocero formal ni cuenta con ninguna representación institucional, sino que se coordina a través de un grupo de WhatsApp por donde van delineando los pasos a seguir.

Así lograron paralizar plantas acopiadoras de granos y terminales portuarias que están virtualmente frenadas desde la zona del Gran Rosario pasando por Necochea/Quequén hasta la localidad de Bahía Blanca en la provincia de Buenos Aires.

Según datos a los que accedió La Política Online, el paro de TGA produjo una reducción inmediata del orden del 70% en el movimiento de camiones que arribaron a las plantas procesadoras y a los puertos (hoy hablaban que el tránsito se redujo un 90%).

“El principal polo agroindustrial del país está sin poder operar y, en los próximos días, al agotarse el stock de granos en los puertos, comenzarán a acumularse los buques sin ser cargados. Adicionalmente el ingreso de divisas disminuirá”, advirtió CIARA/CEC.

También salió al cruce del paro de TGA la Cámara de Puertos Privados Comerciales (CPPC). “El camino para los reclamos no puede ser la violencia ni la extorsión,” indicó Luis Zubizarreta, presidente de la entidad, mediante un comunicado de prensa.

En esta línea, en la Cámara de Biocombustibles (CARBIO) se mostraron muy preocupados por la falta de soluciones al conflicto “que producirá incumplimientos con exportaciones ya pactadas poniendo en riesgo los mercados del biocombustibles”.

También fue crítica la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR): “En rutas y caminos que atraviesan Córdoba, Santa Fe, Buenos Aires y Chaco se registran cortes, amenazas y vaciamiento de carga de camiones que transportan granos”, aseguró la entidad.

“Estos hechos, además de provocar la pérdida de mercadería a los cargadores, productores, acopiadores y cooperativas, están determinando que los exportadores no puedan cumplir en tiempo y forma con los embarques”, agregó la BCR.

Asimismo, en las últimas horas se sumó la Sociedad Rural (SRA) que repudió “enérgicamente” este tipo de actos vandálicos y pidió que “haya justicia y control para que no se repitan este tipo de conductas contra la integridad física y el trabajo”.

Cabe mencionar que los transportistas autoconvocados nuclados en TGA vienen reclamando que se abone por el servicio de fletes de granos las tarifas indicativas publicadas por la Subsecretaría de Transporte Automotor de la Nación.

El tema es que desde abril de 2016 ya no es obligatorio cumplir con dicha tarifa indicativa sino que funciona simplemente como una referencia de valores del servicio que se dan en negociaciones libres y privadas entre las partes.