La periodista y legisladora Débora Pérez Volpin murió este martes en el Sanatorio de la Trinidad de Palermo por un paro cardíaco derivado de complicaciones con una anestesia. La tragedia agrava las sospechas de un caso de mala praxis, acusación que la cñinica ya había enfrentado.

La muerte de la ex periodista de TN golpeó duramente al medio y a la política porteña, donde había logrado hacerse un lugar por sus convicciones y a la vez un carácter amable y conciliador. La tragedia se agrava por el sinsentido de una muerte inesperada y gratuita, derivada de la realización de un estudio relativamente sencillo como es la endoscopía a la que se sometió.

Según aseguró su colega Guillermo Lobo en TN la legisladora de la fuerza de Martín Lousteau falleció a causa de un paro cardíaco provocado por “dificultades” con la sedación realizada para el estudio.

Dificultades con la sedación parece un eufemismo para la mala praxis. LPO pudo saber de fuentes al tanto de lo sucedido, que en la Trinidad habían contratado recientemente a un cirujano despedido por acusaciones de mala praxis, del Sanatorio Otamendi. La Trinidad también enfrentó acusaciones de mala praxis por la muerte de Ricardo Fort, que murió en esa clínica.

Pérez Volpin, que durante años había conducido el noticiero matinal de TN pero en la juventud fue una destacada militante de Franja Morada, se había lanzado a la política de la mano de Lousteau y encabezó la lista de legisladores del espacio liderado por el economista, logrando un impacto electoral importante. La reemplazará el abogado radical y especialista en temas carcelarios, Leandro Halperin.

“Que en paz descanse Débora Pérez Volpin, mi más sentido pésame a su familia, amigos y compañeros”, manifestó la líder de la Coalición Cívica-ARI, Elisa Carrió.

A través de Twitter, la diputada nacional Paula Oliveto Lago también lamentó el hecho: “Qué triste la muerte de Débora Pérez Volpin. Mi abrazo a la familia, a sus compañeros del bloque Evolución, a mi querida Inés Gorbea, a Martín Lousteau. Mucha fuerza”.