Gustavo Lopetegui lanzó un manual para fomentar la “cultura meritocrática” en las empresas del Estado y cumplir con una serie de exigencias de la Ocde, el organismo internacional al que quiere ingresar el gobierno de Mauricio Macri.

El manual de “lineamientos de buen gobierno” que el vicejefe de gabinete lanzó a través de la disposición administrativa 85 del año 2018, apunta a empresas estatales como el Correo y Aerolíneas.

El objetivo del manual es “comunicar a las empresas las expectativas que el Estado tiene con relación a cómo las mismas deben organizarse y funcionar”, con base en los pedidos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos y con el fin ulterior de reducir el déficit: “Como consecuencia de una gestión ineficiente, las empresas comenzaron a incurrir en déficits operacionales significativos, lo que requirió la transferencia de importantes aportes del Estado Nacional”, asegura la disposición de Lopetegui, al mismo tiempo que se habla de un fuerte ajuste en todas las empresas estatales.

El texto indica varios puntos que deben cumplir las 41 empresas en las que el Estado es accionista mayoritario, como la eficiencia, transparencia, integridad, generación de valor y el control.

En la introducción del manual se aclara que “los Lineamientos no reemplazan competencias legales establecidos en instrumentos normativos aplicables a las empresas de propiedad mayoritaria estatal” y que “las empresas cuentan con libertad para elegir el diseño institucional que crean más conveniente”, aunque se advierte que a través de estas exigencias, “el Estado como accionista comunica a las empresas lo que éste espera de las mismas en términos de prácticas de gobierno y gestión”.

“Creemos fuertemente en el establecimiento de una cultura meritocrática centrada en el talento del empleado, su motivación y compromiso con la gestión de su empresa”, asegura el manual, en el capítulo referido a la “relevancia de establecer consecuencias por el no cumplimiento de objetivos”.

Respecto de la elección de los directores de las empresas, el manual asegura que los países de la región “han destacado la relevancia de contar con porcentajes de directores llamados independientes, los cuales carecen de vínculos directos o indirectos con el gobierno y/o con la empresa en donde cumplen funciones”.

En ese sentido, en otro apartado se recomienda a las empresas establecer mecanismos tendientes a prevenir la ocurrencia de conflictos de interés por parte de la alta gerencia. “Dichas políticas, como, por ejemplo, la publicación por parte de los directores de la empresa de manifestaciones de conflicto de interés, contribuirían no sólo a generar confianza en la sociedad sino también a atraer talentos”, asegura el texto.

Por otro lado, el manual de Lopetegui establece que la política de abastecimiento de las empresas debiera estar alineada con su negocio y plan estratégico y estar enfocada tanto en la generación de ahorros como en la adquisición de bienes y servicios de calidad al menor costo posible.