El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) informó que en enero el Índice de Precios al Consumidor (IPC) subió 1,8%, por debajo del 3,1% registrado en diciembre y del 1,9% en promedio esperado por el mercado. De acuerdo al IPC nacional, los servicios aumentaron más que los bienes ya que los primeros anotaron un alza del 2,1% y los segundos, de 1,6%.

El IPC de la Ciudad de Buenos Aires -que ayer marcó 1,6% para enero- ya había adelantado que los números oficiales podían ubicarse debajo de las proyecciones del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que publica el Banco Central. En el análisis por capítulos se observa que los que mayores alzas registraron fueron los vinculados al comienzo de la temporada alta estival: Recreación y cultura subieron 3,5% mensual y Restaurantes y hoteles hizo lo propio en 2,9% respecto de diciembre.

De todos modos los capítulos con mayor impacto en el IPC fueron Transporte, que subió 2,2% mensual y Alimentos y bebidas no alcohólicas que treparon 2,1%. Solo cayeron los precios de indumentaria y calzado (-0,8%).

Y aunque la inflación en enero mostró una merma respecto de diciembre en términos mensuales, se observa que en el acumulado de los últimos doce meses la inflación repuntó: pasó de 24,8% en diciembre al 25,0% en enero. Por ende, la inflación se consolida en alza por sexto mes consecutivo y se instala como un escollo para las paritarias al 15% que desea el Gobierno. Es que la inflación se redujo en el primer semestre de 2017 hasta ubicarse en el 21,5% interanual en junio y julio; y desde agosto (22,9%) escalonadamente no deja de subir: 23,7% en septiembre, 22,6% en octubre, 22,4% en noviembre y 24,8% en diciembre.

La inflación interanual se consolida en alza por sexto mes consecutivo y se instala como un escollo para las paritarias al 15% que desea el Gobierno. Desde agosto no deja de subir: del 21,5% de julio hasta el 25% de enero.
Puntualmente lo que más subió en los últimos doce meses fue el capítulo Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (54,9%), seguido por Comunicación (32,6%) y Educación (31,3%).

Y si bien este repunte de la inflación interanual da cuenta de la resistencia de la inflación que desde mitad de año no deja de subir, este enero trajo una buena noticia para el Banco Central: la inflación núcleo -que refleja el comportamiento subyacente de los precios- se redujo dos décimas respecto de la de diciembre y quedó en 1,5% mensual.

“La inflación núcleo interanual se encuentra en 21,1%. Con este dato, para alcanzar la meta del 15% la inflación debería ubicarse en un promedio mensual de 1,15%. No obstante, los precios mayoristas ya empiezan a marcar que febrero será un mes donde se acelere la inflación minorista”, dijo Javier Alvaredo de la consultora ACM.

“La preocupación es la persistencia de la inflación núcleo que registra un nivel superior al del último trimestre, el cual había alcanzo el 1,4%, por lo que nuevamente muestra una inercia que está lejos de romperse al menos hasta que se hayan digerido los aumentos de precios regulados y el tipo de cambio encuentren un nivel que no genere tensiones en la inflación subyacente”, agregó Alvaredo.

‘La preocupación es la persistencia de la inflación núcleo que registra un nivel superior al del último trimestre, porque muestra una inercia que está lejos de romperse’, evaluó Alvaredo.
En tanto los precios regulados aportaron 2,1% a la inflación de enero motivados por las subas en prepagas y combustible. Mientras que los precios estacionales subieron 2,7% impulsados por la llegada de la temporada alta de verano.

Por último, un vez más hubo una notoria heterogeneidad en la variación de los precios por regiones. Mientras en el promedio nacional la inflación fue del 1,8%, en la Patagonia llegó a a 2,6%, en el Noreste a 2% y en el Noroeste y la región Pampeana a 1,9%. Contrarrestaron Cuyo con 1,5% y el área del Gran Buenos Aires (GBA) con 1,6%. En términos interanuales, la mayor inflación se registró en GBA (25,4%), seguida por Cuyo (25,3%) y Pampeana (25,1%). Las regiones con menos suba de precios fueron el Noreste (22,7%) y la Patagonia (23,5%). En el Noroeste fue de 24,7%.