El titular del gremio de los panaderos, Abel Frutos, fue denunciado ante la Oficina Anticorrupción por enriquecimiento ilícito y malversación de fondos, entre otros delitos que le adjudican dirigentes opositores de su sindicato.

La presentación ante el organismo que conduce Laura Alonso fue realizada por los secretarios generales de la seccional Lanús, Gabriel Ruiz; y Junín, Rosana Farías. Los dirigentes piden que Frutos sea investigado por los delitos de Fraude a la Administración Pública, Enriquecimiento Ilícito, Tráfico de Influencia, Malversación de Caudales Públicos, Administrador Infiel, y Negociaciones Incompatibles con el Ejercicio de la Función Pública.

“El gremio de los panaderos se ha convertido en un clan dominado por la familia de su jefe, Abel Frutos, su ex esposa, Patricia Alonso, y sus hijos Rodrigo y Gastón Frutos”, sostiene la presentación a la que accedió LPO. “Ninguno de ellos ha desempeñado tareas en la actividad, ni siquiera estuvieron detrás de un mostrador de panadería”, agrega.

Los opositores sostienen que en los últimos 20 años el sindicato pasó de tener 25 seccionales a 14, y enumera varias en las que no hay actividad gremial o están intervenidas por allegados a Frutos. Además, aseguran que a la obra social le han cortado las prestaciones o directamente no hace convenios con clínicas o sanatorios en regiones como Junín.

“En el gremio de panaderos nos encontramos con un dirigente rico con afiliados pobres”, agrega Ruiz, que es concejal de Cambiemos en Lanús. El dirigente pide investigar también a Frutos por gastos exorbitantes como tener un criadero de perros pastores alemanes o manejar autos de alta gama.

Ante esto Ruiz y Farías pidieron a la OA que publique las Declaraciones Juradas de los dirigentes del gremio, y que “evalúe las situaciones que pudieran constituir enriquecimiento ilícito, incompatibilidad o conflicto de intereses” por parte de Frutos y su entorno. Además, le reclama al Ministerio de Trabajo que tome intervención en las filiales sin actividad.

Frutos es un dirigente históricamente aliado a Hugo Moyano, al punto de ser su principal ladero durante su última etapa en la CGT. Sin embargo, en los últimos dos años el panadero se acercó fuertemente a Cambiemos (incluso metió a su hijo y otros dirigentes en las listas de las últimas elecciones) y, como contó LPO, desde hace meses sus pares lo acusan de jugar para el Gobierno.

Esto último pareció confirmarse en la marcha organizada por Moyano la semana pasada. Frutos no sólo que no movilizó a su tropa ni apareció en el palco montado en la avenida 9 de Julio: mientras sus ex compañeros marchaban, él se fotografió con Jorge Triaca en el Ministerio de Trabajo.