El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) informó este miércoles que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) registró en febrero un aumento del 2,4% con un agravante: la inflación núcleo -que excluye a los precios regulados- pegó un salto del 1,5% que estaba en enero al 2,1%.

Este último dato golpeó fuerte en el mercado porque sugiere que la inflación está lejos de seguir una trayectoria decreciente, sólo alterada por los ajustes de tarifas. “La preocupación es la persistencia y aceleración de la inflación núcleo que registra un nivel superior al del último trimestre el cual había alcanzado el 1,4%, por lo que nuevamente muestra una inercia que está lejos de quebrarse”, reconoció la consultora ACM de Javier Alvaredo.

En las regiones de Cuyo y del Gran Buenos Aires la marca general ascendió a 2,6%, en línea con lo que informó esta mañana la Dirección de Estadísticas porteña.

Así, la inflación en el primer bimestre del año marcó 4,2%. En tanto, la evolución de los precios en los últimos doce meses sumó 25,4%, cuatro décimas más que en enero. Con esta marca, se suman cuatro meses consecutivos con inflación interanual ascendente. De hecho, la tendencia decreciente se rompió en junio de 2017, cuando la inflación marcó 21,5% y desde entonces lleva ocho meses sin poder recuperar el sendero bajista.

La inflación en los últimos doce meses sumó 25,4% en febrero, por lo que suma cuatro meses consecutivos en alza. De hecho, la tendencia decreciente se rompió en junio y hace ocho meses que no se puede recuperar.
La suba de la inflación estuvo fuertemente influenciada por la suba de las tarifas, lo cual se vio reflejado en la evolución de los precios regulados, que en febrero anotó un alza del 4,8%. Esto contrastó con la caída del 0,7% de los precios de los bienes estacionales. Aun así, la inflación núcleo -que es la que mide la tendencia subyacente de los precios- fue de 2,1%, el valor más alto desde junio de 2016, cuando marcó 3% mensual.

Analistas de mercado explicaron que esta fuerte suba se debe al traslado a precios minoristas del aumento de los precios mayoristas registrado en enero y a “los efectos de segunda ronda de la suba de tarifas”.

Con estos valores, la suba del IPC medida por el Indec quedó una décima por debajo de las estimaciones de las consultoras privadas, que habían ubicado a la inflación de febrero en 2,5%.

“Tomando expectativas REM para marzo (1,7%) y abril (1,9%), el sendero de infla mensual consistente con meta del 15% interanual es 0,8% mensual”, precisó el profesor de la Maestría en Finanzas de la UTDT y director de Eco Go, Federico Furiase, para ejemplificar la magnitud de la dificultad que enfrenta el Banco Central a la hora de desacelerar los precios lo suficiente como para cumplir la meta de inflación de este año.

El 2,4% de febrero no fue homogéneo en todo el país. En dos regiones, Cuyo y GBA se ubicó por encima con 2,6% mensual, en tanto en el resto de las regiones se ubicó por debajo con 2% para la Patagonia y el Noroeste , 2,1% para el Noreste y 2,3% para la región Pampeana.

En el desagregado por capítulos se observa que en los últimos doce meses los servicios (34,4%) subieron más que los bienes (21%). Esto se ve traduce en que “vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles” sea el que más aumentó (52,5%), en tanto Comunicación avanzó 39%. En tanto, el rubro más sensible “Alimentos y bebidas no alcohólicas acumula un alza del 21,7%; mientras que el que menos aumentos registró fue Indumentaria y calzado con el 16% interanual.