El ministro de Energía, Juan José Aranguren, disertó este jueves en la cumbre de la revista británica The Economist en el hotel Alvear Icon en una mesa sobre energías renovables y al término del encuentro adelantó que la deuda del Plan Gas de 2017 la abonará en cuotas a partir de enero de 2018.

Durante todo 2017 el Gobierno no desembolsó ni un solo peso de los 27.000 millones que correspondían por el Plan Gas, un programa de subsidios a la producción incremental de gas en boca de pozo y que las empresas están ansiosas por cobrar antes de que se licúen. De hecho, YPF sostuvo ante inversores que el Estado le adeuda por este concepto casi 800 millones de dólares. Fuentes del sector aseguraron a LPO que están a un paso de iniciar acciones legales para hacer cumplir el contrato que tienen con el Estado.

LPO consultó a Aranguren al respecto, quien adelantó que está trabajando en una resolución para cumplir con esos pagos: “Estamos hablando del año 2007 (sic). Vamos a emitir una resolución a la cual las empresas podrán adherir y vamos a proponerles cancelarlo en cuotas a partir de enero de 2018. El pago va a ser siempre en pesos, pero vamos a ver si ponemos algún tipo de escalamiento para evitar que haya una distorsión en los valores que vayan a recibir las compañías”.

Y aunque Aranguren dejó la puerta abierta a una actualización de los montos por la suba del peso, negó que de momento tengan contemplado el pago de intereses por el pago fuera de término. De todos modos, aseguró que “Tendrán que esperar a la resolución” para ver el resultado final del esquema de pagos.

El ministro -que compartió panel junto con su par uruguayo, Ramón Mendez Galain, el titular de la Comisión Reguladora de Energía de México, Jesús Serranos Landero, y la directora de Energías Renovables de Jujuy, Alejandra Cáu Cattán- aseguró que el principal objetivo de su gestión es “cumplir con la ley y los marcos normativos” en contraposición con la gestión anterior que por sus incumplimientos había conducido a la desinversión en el sector e incluso a roces con naciones vecinas.

Al respecto destacó que en estos dos años se cumplió con la normativa de los contratos de concesión de llevaban 12 años de incumplimiento y llamó a “Audiencias Públicas para hacer revisiones tarifarias integrales, lo que nos permitió recuperar el sistema para, como ustedes vieron, este 8 de febrero hacer frente a la demanda máxima histórica de 26.320 megawatts con energía propia, sin importar y con una reserva propia de 1800 megas. Y esto se consigue porque hay gente dispuesta a invertir”, aseguró.

Sobre este punto, precisó que ya se aprobaron 147 proyectos de energía renovable con un total por millones de 7.200 dólares y que, con esto se va a poder cumplir la cuota del 20% de la electricidad consumida de origen renovable en 2025. De hecho, el ministro aseguró que “Ese objetivo lo vamos a sobrecumplir y vamos a quedar muy por encima”. Y aunque el principal proyecto lleva un año de demora, el ministro prefirió destacar que 5 ya están listos y hay otros 26 en construcción.

De estos 7.200 millones de dólares, “ya se invirtieron en 26 plantas térmicas unos 2.000 millones de dólares y se invertirán 2.000 millones más en las 24 plantas que faltan, que son cierres de ciclo combinado y de cogeneración”.

El ministro, también aseguró que está en negociaciones con la banca china para ampliar la producción de energía nuclear para que pase de representar el 6% a “el 8 a 10 por ciento” y que el primer paso que tiene ver con extender 25 o 30 años más la capacidad de la planta de Embalse Grande en la provincia de Córdoba.

Además, detalló que su Cartera está recibiendo los proyectos de inversión para el Programa de Incentivos a la Explotación No Convencional y “ya estamos sumando 7.000 millones de dólares para 2018, 2019, 2020 y 2021 y, a medida que las empresas van entrando tanto en Vaca Muerta, provincia de Neuquén, como en el sur de Santa Cruz, que son las áreas donde hay desarrollos de no convencional, vamos incorporando más inversiones”.

“Al menos durante este mes” no habrá nuevos aumentos en los combustibles. Luego de la fuerte suba del dólar desde diciembre hasta marzo, los precios de los combustibles anotaron en dos subas un incremento del 12%, por lo que solo por la variación del tipo de cambio del 21% las naftas quedaron atrasadas.

Consultado al respecto, Aranguren recordó que los combustibles no son más precios regulados, sino que están “alineados con los precios internacionales” que su variación depende de tres componentes: el precio del crudo a nivel internacional, que está oscilando entre 63 y 67 dólares, el tipo de cambio -porque el petróleo crudo se comercializa en dólares- y el valor de los biocombustibles, que hasta 2021 van a seguir siendo regulado. “En función de la evolución de esos tres parámetros, yo no veo, en este momento, en función de los valores que tienen, al menos durante este mes, que haya oscilaciones en el precio”, sostuvo el ministro de Energía.