El papa Francisco afirmó este sábado que el “amor” que siente por Argentina “sigue siendo grande e intenso”, y pidió “perdón” a “los que puedan sentirse ofendidos” por algunos de sus gestos.

Lo hizo a través de una carta enviada al presidente del Episcopado, monseñor Oscar Ojea, dirigida a los argentinos que lo saludaron con motivo del quinto aniversario de su pontificado.

“A las argentinas y argentinos que me expresaron su cercanía en el quinto aniversario de mi elección, quiero hacerles llegar mi afecto y gratitud”, comienza la carta de una carilla con fecha del 16 de marzo enviada a Ojea y difundida por la Conferencia Episcopal Argentina.

En sus palabras, Francisco hace referencia a la carta que le enviaron figuras de distintos sectores políticos el último martes y que incluyó a dirigentes del oficialismo, como María Eugenia Vidal o Gabriela Michetti , como de la oposición, como Verónica Magario y Pablo Moyano.

“Me conmueve descubrir que, además del respetuoso saludo de las autoridades, en esta carta se hayan unido personas de diferentes procedencias religiosas, políticas e ideológicas. Así se confirma que no es imposible encontrar razones para encontrarse y que ‘la unidad es superior al conflicto'”, dice el Papa.