Luis Caputo concurrirá este miércoles al Congreso a defenderse por su participación como accionista en sociedades offshore en paraísos fiscales y deberá someterse a un duro interrogatorio de los diputados kirchneristas Rodolfo Tailhade y Axel Kicillof.

Ambos integran la bicameral de Seguimiento y Control de la Gestión de Contratación y de Pago de la Deuda Exterior de la Nación, que se constituirá por primera vez para recibir al ministro de Finanzas.

Fue un pedido del bloque Justicialista de Diputados, identificado con los gobernadores, al que accedió Marcos Peña durante su exposición en la Cámara baja, tras una férrea defensa al funcionario.

El ministro de Finanzas expondrá en la bicameral de Deuda, pero el kirchnerismo lo acorralará por sus sociedades offshore, omitidas en su declaración jurada. Cambiemos quiere una reunión rápida, con pocas preguntas.
La estrategia de Cambiemos es que la reunión dure poco y para eso apuran dos sesiones simultáneas en el Senado y Diputados, una excusa para evitar una prolongada sucesión de preguntas incómodas.

La Cámara alta sesionará para aprobar con cambios la ley del mercado de capitales, que Diputados deberá sancionar en las próximas semanas si hay consenso para cumplir con uno de los pedidos de Mauricio Macri en las sesiones ordinarias.

Emilio Monzó apura una reunión para tratar los tres proyectos sustitutos del megadecreto de desburocratización, pero no hay certezas de que pueda lograrlo porque aún negocia modificaciones con los diputados de los gobernadores.

Este martes lograría dictámenes de comisión, pero tal vez la sesión se demore una semana más. El presidente de la Cámara aún confía en resolver todo el miércoles y ya hizo circular un potencial pedido de sesión ordinaria con los tres proyectos y otro para la creación del Programa de cédula escolar nacional.

En sus visitas al Congreso, Caputo nunca fue muy confrontativo y si bien en su última exposición sobre el presupuesto tuvo que defender el aumento de la deuda externa, no llegó a chocar feo con la oposición.

Pero la revelación de su participación offshore que hicieron La Nación y Perfil no le permitirá volver a estar tranquilo.

Para evitarlo, Tailhade y Kicillof pasarán la tarde revisando papeles y ya se dividieron tareas: el primero hablará sobre los paraísos fiscales y el segundo sobre la deuda externa.

La bicameral no resolverá nada, ya que está convocada para constituirse, y Caputo no sufrirá una interpelación como pidió el bloque kirchnerista y Felipe Solá, diputado del Frente Renovador. Es sólo pasar el rato, salir ileso y cumplir.

Los otros integrantes son los senadores Ernesto Martínez, Pamela Verasay, Juan Carlos Marino y Ángel Rozas (Cambiemos); Carlos Caserio, José Mayans, Sigrid Kunath y José Uñac (Interbloque Argentina Federal); la kirchnerista María de los Ángeles Sacnun y el peronista salteño Juan Carlos Romero.

También estarán los diputados oficialistas Eduardo Amadeo, Miguel Bazze, Luis Borsani, Héctor Flores y Luciano Laspina; Néstor David (Argentina Federal); el massista Marco Lavagna y los kirchneristas José Luis Gioja, Kicillof y Tailhade, los dos más molestos para el oficialismo.