Los integrantes de la Comisión Directiva de Federación Agraria (FAA) se reunieron este martes en la ciudad de Rosario donde definieron solicitarle una audiencia al jefe de Gabinete, Marcos Peña, para intentar abordar las problemáticas del sector agropecuario.

El pedido llega luego de casi dos meses de una serie de asambleas en el interior del país. En esos encuentros, los directivos de FAA recogieron el malestar presente entre los pequeños productores ante la peor sequía de las últimas décadas y la suba de costos.

“La realidad de los productores es grave y terminal, por lo que no alcanza con medidas puntuales, sino que se necesitan herramientas extraordinarias y políticas públicas diferenciadas para atender la crisis”, apuntó la entidad que preside Omar Príncipe.

“Sino hay una ayuda extraordinaria, el productor no va a poder seguir produciendo ni hacer frente al costo de vida”, advirtió FAA. “Una audiencia con Peña podría ser una oportunidad para abrir canales de diálogo al más alto nivel de la política”, agregó.

LPO adelantó que las bases de la entidad federada querían movilizarse contra el Gobierno. En este sentido, FAA explicó que mientras espera una respuesta de Jefatura de Gabinete, acompañará las manifestaciones que surjan de las filiales del interior.

“Las entidades de base ratificaron la necesidad de pedirle al Gobierno medidas clave para evitar la desaparición de más agricultores. A los altos impuestos, al costo de los fletes, insumos y combustible, energía e importaciones, se sumó la sequía”, dijo FAA.

Entre los reclamos más urgentes que analizaron los directores federados para presentar a la Casa Rosada, se cuentan la devolución de retenciones a pequeños productores de soja, políticas específicas para economías regionales y que se asegure un precio justo.

También solicitarán ayuda financiera, refinanciación de deudas, asistencia financiera para las cooperativas, ampliar el fondo de la Ley de Emergencia, crear un seguro multirriesgo y un trato impositivo diferencial para pequeños productores.

Los reclamos de FAA se conocen en medio de la pérdida de al menos 12 millones de toneladas de soja y 7 millones de toneladas de maíz producto de la falta de lluvias (el impacto de la sequía en la economía argentina asciende a u$s 4.600 millones).

Las economías regionales, por su parte, vienen complicadas por la suba en las tarifas de energía. Un informe de CREA muestra que una empresa olivícola que en 2015 abonó una factura de $ 1,60 millones, en 2016 y 2017 pagó $ 2,80 y $ 3,30 millones, respectivamente.