Mario Dell´Acqua removió el 90 por ciento del directorio que había designado su antecesora en Aerolíneas Argentinas, Isela Costantini.

Isela, que dejó la compañía en diciembre de 2016, aún conservaba puestos claves. Uno era la dirección comercial, Diego García, que manejaba el marketing y comunicación de la empresa, que había entrado durante la gestión del camporista Mariano Recalde y había sido muy bancado por Costantini.

Dell’ Acqua dispuso cambios en la dirección de sistemas, en donde estaba Abel Sierra y ahora está Guillermo Desimoni; en la dirección de Recursos Humanos, donde Juan Uribe reemplazó a Daniel Maggi; y en la dirección Económica Financiera, en la que Abbot Reynal sucedió a Pablo Miedziak.

El presidente de Aerolíneas también reemplazó al director de gestión de rutas y planificación comercial, Diego Sanguinetti, por Juan Valverde; al director de Legales, Manuel Álvarez Trongé, por Laura Eliff y al director de auditoría interna, que actualmente es Gustavo Ciordia. En tanto que aún no tiene reemplazla directora de asuntos corporativos, Felicitas Castrillón, que dejó Aerolíneas y se mudó a YPF.

Con el nuevo esquema, sólo sobrevivió un hombre puesto por Isela: el director de Compras, Bruno Finiello. También se mantienen en su cargo el director de Planificación y operaciones de aeropuertos, Álvaro Francés y el director de servicios técnicos e ingeniería de aeronaves, Alejandro Nicolich, que venían del anterior directorio.