La producción de la industria pyme creció 1,5% en febrero, frente a igual mes de 2017, y aumentó así por octavo mes consecutivo aunque más lentamente y con mayor inestabilidad, con un incremento acumulado de 2,5% en los primeros dos meses del año, según la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

“Los costos fijos altos y la falta de ventas son dos problemas serios que enfrenta el industrial, además del encarecimiento del crédito y los atrasos en los pagos, que golpean la rentabilidad de la pyme”, dijo Fabián Tarrío, presidente de CAME.

De acuerdo con el trabajo, volvió a caer la proporción de empresas que progresan (sólo 42%), y el uso de la capacidad instalada bajó a 66%.

“Hay que tener en cuenta que se compara contra un mes de mucha caída, como fue febrero 2017 cuando la producción se retrajo 5% anual”, aclaró la CAME.

De acuerdo con la Encuesta Mensual Industrial realizada por CAME entre 250 industrias Pymes, frente a enero se registró un descenso de 6,8% (en la medición con estacionalidad), por la desaceleración de los pedidos y los menores días hábiles del segundo mes del año.

El progreso interanual alcanzó este mes al 42% de las industrias, cuando en enero aumentó el 50% y en diciembre había subido el 59,3%.

La merma del consumo interno en sectores como calzados, maderas, muebles, o papel y cartón por las menores ventas minoristas y los mayores ingresos de mercadería importada, se sintieron en las empresas en febrero.

A su vez, la proporción de firmas en baja subió a 32%, cinco puntos por encima de enero y casi 10 arriba de diciembre.

De los 11 sectores relevados, siete crecieron (“Productos químicos”, “Material de Transporte”, “Productos de caucho y plástico”, “Productos de metal, maquinaria y equipo”, “Productos eléctrico-mecánicos e informática”, “Productos textiles y prendas de vestir” y “Alimentos y bebidas”) y cuatro descendieron (“Calzado y marroquinería”, ‘‘Maderas y Muebles”, “Papel, cartón, edición e impresión” y ‘Minerales no metálicos”).

En diciembre y enero muchas industrias estuvieron recomponiendo stocks, proceso que se vio interrumpido en febrero por la demanda más lenta; así, el uso de la capacidad instalada se ubicó en 66%.

En la encuesta realizada en los primeros 20 días de marzo, se observó una nueva disminución en la proporción de industrias con planes de inversión para el año: del 41% de empresas que había contestado positivamente en febrero, se pasó a 35%.

A su vez, 19% lo está evaluando en función de cómo evoluciona la demanda, las condiciones y oportunidades de financiamiento.

Para 75% de las empresas las condiciones para invertir son entre ‘regulares’ y ‘malas’, concluyó el informe.