Productores paperos denunciaron hoy que en los últimos días ingresó el primer camión con papas proveniente de Brasil lo que podría generar una caída de precios en el mercado local en un sector que atraviesa graves problemas de competitividad.

Si bien la importación de papas ya está causando inconvenientes en algunos sectores de la provincia de Buenos Aires (Balcarce, Tandil y Belgrano), se estima que en los próximos los perjuicios se trasladarán a Córdoba, Tucumán y Mendoza.

Luis García, presidente de la filial Tandil de Federación Agraria (FAA) dijo que “hace tres años que vendemos la producción al mismo precio y los insumos aumentan todos los años; pareciera que a los únicos que nos fijan los precios es a los productores”.

“A nosotros nos pagan con cheques que van de los 30 a los 60 días”, explicó García, para luego mencionar que “no cubrimos los costos de producción y encima nos ingresa papa de Brasil en plena temporada; peor no podemos estar”.

El último índice IPOD que elabora la CAME -que releva la brecha de precios entre las puntas de la cadena comercial- muestra que el kilo de papas en las góndolas se paga a un precio promedio de $ 16,50, al tiempo que los productores cobran apenas $ 5,30.

El vicepresidente de FAA, Agustín Pizzichini, aseguró que “los productores de papa están muy desconcertados con esta apertura de importaciones porque hacen un esfuerzo muy grande para producir con un costo de energía imposible de cubrir”, agregó.

Cabe mencionar que el cultivo de papa es muy riesgoso porque requiere una gran inversión que actualmente se encuentra en torno a los 7 mil dólares por hectárea, lo que explica que buena parte del producto se comercializa de manera informal.

Uno de los principales compradores de papa PepsiCo que adquiere anualmente alrededor de 50 mil toneladas o un 9% de la demanda total argentina para industrias. Un 80% de lo comprado por esa firma proviene de la zona de Balcarce, Otamendi y Tandil

Tal es la importancia de PepsiCo en el mercado papero local que el año pasado la filial Mar del Plata cerró contratos con productores ofreciendo equipos de siembra y cosecha para mecanizar el proceso productivo con créditos que se pagan con papas.