En marzo las exportaciones argentinas a Brasil crecieron 4,9% respecto de igual mes del año pasado, mientras que las importaciones avanzaron 11,3%, según informó este martes el Ministerio de Industria y Comercio Exterior del país vecino. Así, el déficit comercial bilateral alcanzó los 839 millones de dólares, lo que representa un 19,3% de empeoramiento respecto de los 703 millones de marzo de 2017.

De esta forma, el comercio bilateral retomó la tendencia al déficit estructural que llevaba un año consolidándose y que en febrero había generado expectativas de una mejora cuando, por primera vez en doce meses, las exportaciones argentinas habían crecido más que las importaciones, pese a que el déficit llegaba a los 715 millones de dólares.

Así lo destacó la consultora Abeceb: “las exportaciones argentinas a Brasil crecieron 4,9%, el peor registro en tres meses y muy por debajo de la expansión de las importaciones (11,3%), lo que revierte la expectativa positiva generada el pasado mes cuando, tras un año, el dinamismo de las ventas al país vecino superaron al de las compras”.

Si se contempla el desempeño del comercio bilateral en el primer trimestre, el rojo comercial trepó a los 2.023 millones de dólares, lo que marca un empeoramiento respecto de los 1.688 millones de dólares de déficit de igual período en 2017. “Sin embargo, una mejora en las exportaciones (que debería verse plasmada en el segundo y tercer trimestre) junto a un menor crecimiento en las importaciones permitirán que el saldo comercial del año cierre en niveles similares al año anterior”, concluyó la consultora que preside Dante Sica.

‘Las exportaciones crecieron muy por debajo de las importaciones, lo que revierte la expectativa positiva generada el pasado mes cuando el dinamismo de las ventas al país vecino superaron al de las compras’, sostuvieron en Abeceb.
La exportación de productos nacionales al país vecino llegó a 876 millones de dólares. “La variación interanual (4,9%) está por debajo del guarismo registrado para el total de importaciones brasileñas, lo que implica que Argentina perdió participación en el mercado vecino”, remarcaron desde Abeceb. Este es un nuevo elemento a tener en cuenta en la evolución del comercio con el país vecino que este marzo celebró el mayor superávit comercial desde 2011.

“A futuro, se espera que las exportaciones consoliden una expansión por encima del 10%, dado que las ventas de artículos de la industria automotriz seguirán en un desempeño saludable, en paralelo a un esperado repunte de los volúmenes importados de productos asociados a la actividad industrial (polímeros plásticos, metálicos) que en los primeros meses del año tuvo un rendimiento débil en el país vecino pero con perspectivas de crecimiento robusto hacia fin de año”, adelantaron desde Abeceb.

Por el lado de las importaciones, en marzo hubo una desaceleración ya que en febrero las compras crecían al 15,3% interanual y en marzo lo hicieron al 11,3% y treparon a los 1.706 millones de dólares. De todos modos en el primer trimestre crecieron un 14% al sumar 4.376 millones de dólares. Además de las autopartes y los vehículos, las importaciones que más traccionaron fueron las de un conjunto de productos industriales, entre ellos los aceites combustibles, óxidos e hidróxidos de aluminio, mineral de hierro y motores y turbinas para aviación, entre otros.

Como de costumbre, las principales importaciones desde Brasil son los productos asociados a la industria automotriz, automóviles de pasajeros y vehículos de carga, el mismo rubro que también lidera las exportaciones. Esto se vio reflejado en los datos sectoriales. Si bien el patentamiento de automóviles creció 17,9% en el primer trimestre, tal como celebró el ministro de Producción, Francisco Cabrera, el 70% de esos patentamientos fue de autos importados, de acuerdo a los datos de la Asociación de Concesionarios de Automotores (Acara).

“Para lo que resta del año, se espera que se sostenga esta tendencia de desaceleración. Por un menor crecimiento en las importaciones de vehículos desde el país vecino y una alta base de comparación durante los meses restantes de 2017, se espera que las importaciones converjan a un crecimiento cercano al 10% para 2018”, proyectaron desde Abeceb.