Época de paritarias y bullicio en el reacomodamientos de salarios del núcleo de trabajadores. En una coyuntura donde el gobierno empieza a tolerar acuerdos por encima del 15% establecido, mientras las negociaciones con los gremios docentes se dilatan y luego de que el sindicato de los bancarios convoque a un nuevo paro, Jorge Triaca, Ministro de Trabajo de la Nación, expuso su análisis e interpretaciones sobre el escenario nacional.

Enfatizó su postura de “paritarias libres”. Repitió que no existe un techo para celebrar convenios: “Creemos en los acuerdos libres. El ministerio ayuda a tratar de generar las condiciones para que ese acuerdo se realice. Pero también les pedimos a las partes que contemplen el impacto en los que no se sientan en la mesa de negociación, porque muchas veces tenemos que contemplar al resto de la cadena de producción, cuando en verdad es parte de un proceso productivo”, analizó y concedió en ministro en diálogo con Radio Continental.

El dirigente habló de la inflación. En el primer trimestre, con la última variación de marzo que ascendió un 2,3%, el acumulada alcanza 6,7%, mayor al 6,1% registrado en el mismo período de 2017. Este escenario sembró mayor incertidumbre en tenor a la previsión fijada por Hacienda del 15% anual, desde donde se regularon ya varios acuerdos de paritarias. El nivel inflacionario restringe y ataca ese panorama.

“Lo primero que tenemos que ver es que en los últimos tres años, los períodos de enero, febrero y marzo, hubo un aumento de la inflación, que luego fue bajando en el resto del año. Esto pasa porque hemos decidido reconocer el costo de los servicios públicos y eso nos lleva a tener un programa en el que tenemos que actualizar las tarifas. Cuando se hace ésto, los costos impactan en la inflación y sobretodo en los primeros meses del año”, describió.

La mayor cantidad de paritarias homologadas se producen en los meses siguientes: marzo, abril y mayo. Triaca dijo que por criterios estacionales se puede generar una “sensación”. La inflación del primer trimestre podría “afectar el bolsillo de los trabajadores porque es la última parte del período paritario, antes de negociar los nuevos acuerdos”.

Triaca, a su vez, valoró la disposición de la cláusula de revisión, una convocatoria a revisar el acuerdo en determinado mes del año a efectos de matizar una hipotética caída del poder adquisitivo por una inflación por encima de los estándares previstos. “La cláusula gatillo dio tranquilidad a muchos para poder mirar la inflación futura. En la mayoría de las negociaciones paritarias del año pasado se contemplaba la cláusula de revisión. No ha habido pérdida del poder adquisitivo por parte de los trabajadores. Una de las tareas que nos pidió el presidente es cuidar el poder adquisitivo y asegurar oportunidades para los trabajadores. Por eso en la mayoría de los acuerdos se han incorporado cláusulas de revisión en distintos momentos del año”.

Y analizó el desencuentro con el gremio de los bancarios, cuyo líder Sergio Palazzo anunció una huelga nacional para el 17 y 18 de abril. Las negociaciones entre la Asociación Bancaria y las cámaras empresariales del sector están estancadas. Las cámaras proponen un aumento en tres cuotas: un 7% ahora, un 4% en julio y un último 4% en octubre de este año, en línea con la mayoría de las cláusulas de revisión que se vienen cerrando en las paritarias. Los bancarios piden un acuerdo salarial cercano a los 24% del año pasado con cláusula gatillo automática retroactiva a enero.

“En las actas, hubo una oferta escalonada del 15%. Creemos que vamos a poder encontrar un espacio de acuerdo, somos optimistas. Hemos pedido racionalidad a ambas partes. Están en todo su derecho los trabajadores en reclamar, como también creemos que los empresarios tienen que ofrecer lo que pueden pagar”, puntualizó y lamentó que exista un condimento político en las negociaciones.