El gobierno festejó este martes el acuerdo alcanzado con los Estados Unidos por el cual las exportaciones de acero y aluminio desde Argentina serán exceptuadas de los altísimos aranceles (25% al acero y 10% al aluminio) establecidos a principios de marzo de manera unilateral por el presidente Trump.

Sin embargo, el acuerdo alcanzado que le da status definitivo a la suspensión de la medida que luego había decidido la administración republicana mientras negociaba un nuevo esquema comercial, tiene su lado oscuro.

El acuerdo fija un nuevo sistema de “cupos” para las importaciones de ambos bienes desde la Argentina y los pone bastante por debajo de los niveles previos de exportaciones. Establece que sólo un máximo de 180.000 toneladas de acero y la misma cantidad de aluminio ingresarán sin aranceles a Estados Unidos.

Esta decisión de la administración Trump de pasar de una régimen de libre intercambio a uno administrado de manera unilateral con cupos, fue anticipa a LPO por el ministro de Producción, Francisco Cabrera, en la Cumbre de las Américas de Lima, donde se lo anticipó su par norteamericano, Willbur Ross.

El acuerdo celebrado por el Gobierno soslaya que con el nuevo sistema de “cupos” que impuso Trump para las exportaciones argentinas, siguen grabadas con aranceles casi un 30% de las importaciones de aluminio y acero.
Según el gobierno, se trata de exportaciones por un total aproximado de USD 700 millones, cuando antes de esta medida en 2017, Argentina exportó a Estados Unidos USD 550 millones de aluminio y USD 220 millones de acero, en un intercambio básicamente concentrado por Aluar y Techint.

Por eso, el problema del anuncio oficial aparece en el cupo fijado entre ambos gobierno. Es que el acuerdo de 180.000 toneladas anuales, tanto para el acero como para el aluminio significa un recorte importante si se toman los envíos de ese material durante el último año.

En 2017, Argentina exportó a Estados Unidos 220.000 toneladas de acero. A partir del acuerdo firmado hoy sólo podrá vender 180.000 toneladas, sin pagar aranceles.

El caso del aluminio, el recorte acordado entre el gobierno de Trump y el argentino impacta aún más por la negativa. Aluar, la única empresa productora de aluminio primario en Argentina, indicó que durante 2017 vendió 240.000 toneladas de material a Estados Unidos.

Según trascendió, el acuerdo se terminó de cerrar el fin de semana en un mano a mano entre el secretario de Comercio, Miguel Braun, y el representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer.

La explicación oficial es que Argentina mantiene el nivel de exportación de aluminio y aumenta en un 35% el del acero. Es que en la negociación se tomó un promedio de lo exportado en los últimos tres años algo que perjudicó el número final.

Tanto en 2015, como en 2016, las exportaciones de acero y aluminio estuvieron muy por lo bajo de lo habitual debido a la crisis energética. Tanto la producción como la exportación había recuperado con fuerza en 2017. Ahora con los nuevos cupos, las ventas estarán muy por debajo de lo alcanzado el año pasado.

Cabrera calificó a las negociaciones como un “éxito” ya que la decisión de Estados Unidos no tenía vuelta atrás y dijo que, por ejemplo, en aluminio se llegó a un mejor acuerdo que el de Corea, país al que se le aplicó una cuota según el promedio de los últimos tres años menos el 30 por ciento.

Llamativamente, el comunicado oficial nada dice de los cupos y de cómo se perjudica Argentina en función de lo exportado en 2017.

Para el caso del acero el ministro dijo se priorizará la exportación del producto de mayor valor agregado: el tubo sin costura, que básicamente monopoliza Techint.

Trump había impuesto aranceles a las importaciones de acero y aluminio a principios de marzo. La Argentina, luego, fue uno de los países beneficiados con una suspensión temporal, junto con Canadá, México, Australia, Brasil, Corea del Sur y la Unión Europea. A horas de que expirara esa exención, la Casa Blanca informó que ya había cerrado un acuerdo con Corea del Sur, y había logrado avances con la Argentina, Australia y Brasil.

Las exportaciones argentinas representan solo el 0,6% del acero y el 2,3% del aluminio de todas las importaciones que hace Estados Unidos en ambos rubros.