Intendentes peronistas, kirchneristas y massistas se reunieron este miércoles en la comisión de Asuntos Municipales de Diputados, que preside Eduardo “Bali” Bucca, para respaldar una iniciativa contra los aumentos de luz, que no pudo emitir dictamen por la ausencia de los legisladores de Cambiemos, que rehuyeron el debate.

En la reunión -que se dio el mismo día que los diputados opositores buscarán sacar dictamen favorable del proyecto contra los tarifazos en la comisión de Presupuesto- los intendentes promovieron otra ley para pagar menos por la energía que contrata el municipio para el alumbrado público y reducir así las tasas de alumbrado, que suelen ir incorporadas en la boleta de luz que pagan los vecinos por su consumo personal.

En concreto, la idea de los intendentes es fijar la electricidad como un servicio público esencial y así proponer que las comunas paguen la tarifa de luz a precio de generación y no de distribución. De esa manera, bajarían de modo notable las boletas de los vecinos.

Como anticipó LPO, era previsible que no asistan a la reunión los intendentes de Cambiemos. Sin embargo, también faltaron los legisladores del oficialismo y no se pudo emitir dictamen por falta de quórum -pese a que Bucca aseguró que estuvieron “todos” invitados- y la reunión tuvo sólo un carácter expositivo, para informar sobre cómo impactan las tarifas en los distintos municipios.

Durante la exposición, los intendentes buscaron mostrarse como otros actores de reclamo. Ningún intendente oficialista quiso ir, pese a que en varios Concejos Deliberantes los radicales pidieron bajar las tarifas.

El diputado Pablo Kosiner, presidente del interbloque Argentina Federal, lamentó la ausencia de diputados del oficialismo para escuchar la realidad de los municipios y manifestó que “desde el comienzo estuvimos dispuestos a dialogar con todos los sectores para encontrarle una solución a este problema. El peor error que puede ocurrir es mirar para el costado”.

“Este es un tema que afecta a todos los municipios, por eso estaremos defendiendo nuestro proyecto de tarifas justas para encontrar una solución razonable”, enfatizó.

En el encuentro estuvo la peronista Verónica Magario, que lanzó uno de los discursos más duros contra el Gobierno y pidió que las tarifas se retrotraigan a noviembre de 2017. “No pueden estar a estos valores. Son descomunales. La gente no da más”, afirmó.

También expusieron los massistas de Tigre, Julio Zamora, y San Fernando, Luis Andreotti, el kirchnerista Paco Durañona, de San Antonio de Areco; y Ariel Sujarchuk, de Escobar, uno de los más enfurecidos contra los tarifazos.

“No vi al presidente bajar el impuesto a las ganancias, tampoco lo vi bajando el IVA, y ahora tenemos otro gran problema, ya que todos calculamos la inflación con el presupuesto del 15% y de acuerdo a lo que ya ocurrió en estos primeros meses e incluso a los nuevos cálculos extraoficiales del Gobierno, vamos a estar entre el 20% y el 23%”.

“Si se compara el aumento de las tasas municipales desde 2015, estamos alrededor del 80%, mientras que el aumento de servicios varía entre 400% y 1000%. Es decir, que es casi una estafa que le quieran trasladar el costo político de los aumentos a los municipios. La verdad, con lo que gastó el Ministro de Economía en una cena puedo asfaltar 4 ó 5 calles en Escobar”, cerró Sujarchuk.

Zamora le siguió: “Hoy aquí se ha planteado una realidad, porque no somos los intendentes quienes estamos sufriendo este aumento exponencial de tarifas, son las Pymes, las cooperativas, los comerciantes, quienes enfrentan una situación muy negativa para sus economías”.

“Estamos acá como Intendentes, pero no para defender corporativamente a una institución, sino por lo que les pasa a nuestros vecinos y nuestros jubilados, que cobran 7 mil pesos por mes y pagan tarifas de 2 mil, entonces tienen que elegir entre comer o pagar las tarifas”, completó el tigrense. La próxima semana invitarán a los intendentes del interior del país. Y esperarán que vaya algún diputado de Cambiemos.