La inflación de abril no solo no mostró signos de desaceleración como necesitaba el Banco Central, sino que incluso el ruido cambiario de la semana pasada complicó el panorama y las consultoras la ubican en al menos el 2,5%, es decir dos décimas por arriba de la del mes pasado.

Por ejemplo, para Camilo Tiscornia de C&T Asesores Económicos, la proyección del 2,4% subió al 2,5% para abril con los últimos vaivenes de la economía y, según explicó a LPO, se encuentran en este momento revisando su proyección anual, lo cual hasta la fuerte corrección cambiaria de las últimas horas, era del 22,5%.

No son los únicos. De hecho, por la devaluación del 4,8% acumulada en las últimas ruedas del mercado de divisas, varios economistas advierten que las proyecciones que enviaron la semana pasada para la elaboración del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que mes a mes realiza el Banco Central no deberían ser tenidas en cuenta.

En tanto, para la Fundación Mediterránea (FIEL) la inflación que el Indec dará a conocer el próximo martes 15 de mayo será del 2,9% para el nivel general y de 1,9% para el componente núcleo -que es el que contempla el 70% de los bienes de la canasta que compone el IPC con aquellos precios que no son ni regulados ni estacionales-.

De esta forma, abril quedaría con una inflación superior al 2,3% registrado en mayo, pero menor en su componente núcleo o “core”, que el mes pasado ascendió al 2,9%.

Desde Eco Go, su director y economista Federico Furiase explicó a LPO que en abril “La inflación nos está dando en la zona del 3%, básicamente por el impacto de gas, transporte y nafta (1,1%), alimentos (1,6%) y una inflación núcleo del 2%. El gran factor de aumento fue el componente de los precios regulados -donde se refleja la suba del gas y transporte-, que subió 8,8%”.

‘La inflación nos está dando en la zona del 3%, básicamente por el impacto de gas, transporte y nafta, alimentos y una inflación núcleo del 2%’, resumió Furiase para LPO.
Ya en los primeros tres meses del año, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) había acumulado un alza del 6,7%. Así, al sumarle la inflación de abril, la inflación en el primer cuatrimestre no bajaría del 9,4%.

El dato de abril es clave porque de ratificarse la proyección de los consultores, Federico Sturzenegger tendría muy poco margen para cumplir con la meta del 15%, ya que de mayo a diciembre, la inflación no debería excederse del 0,63% en el promedio mes a mes.

“Para el año estamos en 21,7%, pero de acuerdo al nuevo equilibrio del dólar-tasa de interés puede modificarse la proyección. Para mayo va a ser clave que el Banco Central redoble la apuesta y no genere un nuevo salto en la suba de la divisa, porque en mayo ya tenemos los aumentos del agua y del transporte que provocarán con un impacto de 0,3%. Por eso, para mayo calculamos entre 1,8 y 2% de inflación”, agregó Furiase.