“Es un desastre lo del Banco Central, hay mala praxis cambiaria”, acusó un reconocido economista con amplia experiencia en temas monetarios.

“A la suma de desaciertos, hoy tuvieron uno más. Las intervenciones del BCRA tienen que ser puntuales, quirúrgicas y contundentes. Por ejemplo, hoy tendrían que haber dejado flotar el dólar hasta que suba a su techo y recién ahí vender 5.000 millones de dólares para que baje fuerte y hacer que todos los que compraron pierdan”, agregó la fuente.

Es que en efecto, la extraña decisión de Sturzenegger de abrir la jornada anunciando que ponía USD 5.000 millones de reservas para vender dólares a $25 fue vista como un desafío a pulsear al mercado, que encima no le salió muy bien.

El blue terminó en $26, el mayorista a $25 y el minorista a 25,51 y sobre la última media hora de operaciones el mercado se envalentonó y le pulseó fuerte al Central obligándolo a desprenderse de USD 400 millones de reservas y apelar al Banco Nación para que venda otros USD 200 millones, justo cuando arrecian las versiones de renuncia de su presidente, Javier González Fraga, del licencia en España.

La semana pasada Sturzenegger vendió dólar a futuro por USD 800 millones a $23,10 y ante la disparada de la cotización el Central ya tuvo que emitir $ 1.520 millones para pagar la diferencia, lo que revela que no hubo previsión sobre la trayectoria de la divisa.
“La mesa del Central es muy mala, corrieron toda esta crisis de atrás y nunca hubo una estrategia clara”, agregó a LPO un importante operador. Sturzenegger puso al frente de la mesa encargada de operar en el mercado a Agustín Collazo, que viene de operar derivados en Morgan Stanley en Nueva York. “No tiene experiencia en un mercado como el argentino”, fue la respuesta lapidaria.

De hecho, el viernes pasado también terminó lastimado Sturzenegger cuando luego de gastar USD 1.100 millones y en ese momento en el mercado se coincidía que la salida más razonable que le quedaba al jefe de Central para este lunes era dejar flotar el dólar hasta que encuentre el equilibrio, lo que en la jerga se conoce como overshooting, para dejar de perder reservas.

Las críticas explican en buena medida porqué ese día había rumores muy fuertes de la renuncia de Sturzenegger, posibilidad que este lunes se ubicaba para justo después que se cierre el acuerdo con el FMI, si se cierra.

En el mercado estimaban este lunes que por sus desacertadas intervenciones el Central ya perdió unos 37.000 millones de pesos, desde que empezó la corrida.

Además, en el mercado advierten que las intervenciones de la entidad monetaria no están ancladas en un plan económico. Una obviedad, que este sábado Carlos Melconian, puso en blanco sobre negro, en una explosiva conferencia.

Es tan evidente que el Central gira sobre el aire, que este lunes la decisión de poner el dólar en $25, generó una devaluación adicional del 7%, disparando por arriba del 25% las proyecciones de la inflación para este año; lo que a su vez complica todas las paritarias, las cerradas y las que están en plena negociación, como las docentes.

La incapacidad de Sturzenegger para frenar la corrida llevó al Central ha dilapidar una cantidad inmensa de reservas a precios bajos, que ya superan los USD 9.000 millones.

En el tercer mes del año se vendieron reservas por USD 2.040,4 millones, en abril por USD 4.730,3 millones y en mayo ya van USD 2.600 millones sin poder frenar la suba del dólar, que en este período pasó de $20,4 a $25,3.