El paper tiene escuetas tres páginas y cada una de ella cierra con una frase de intriga: “Información reservada”. No es que el tipo de datos que contiene conlleve ningún riesgo particular, pero se presenta así por un tema contractual con los clientes. Se trata de una reciente encuesta nacional de Poliarquía, una de las consultoras más renombradas de los últimos años. Circula entre empresarios. Y políticos. Clarín accedió a una copia.

El trabajo resume los resultados de una medición nacional, entre el “viernes 4 y el martes 15 de mayo”, según destaca en su párrafo inicial. Y pone contexto: “Coincidió con los días de mayor intensidad del debate por las tarifas en el Congreso, la incertidumbre por la devaluación del peso y el inicio de las negociaciones con el FMI”.

Uno de los hitos estadísticos de Poliarquía fue haber pronosticado el triunfo de Francisco de Narváez contra Néstor Kirchner en la Provincia en 2009. Durante años, la consultora trabajó para el macrismo. E incluso uno de sus directores debió correrse de la empresa para incorporarse como funcionario de María Eugenia Vidal: Fabián Perechodnik es secretario general de la gobernación.

Como todas las consultoras, muchos de sus trabajos son reservados y no se divulgan públicamente. Los pueden pedir empresarios, por ejemplo, para ver el clima político y definir una inversión. A veces, pese a la confidencialidad, terminan trascendiendo. Este último trabajo, por caso, circula en una de las principales fuerzas opositoras.

Y estas son sus principales conclusiones:

La caída de Macri
Uno de los puntos más interesantes del informe es que compara la fuerte caída en la aprobación de la gestión de Mauricio Macri en el último mes con situaciones similares del propio presidente y de su antecesora-enemiga, Cristina Kirchner.

Primera y rápida conclusión, siempre según los datos de Poliarquía: la caída en la imagen del líder de Cambiemos es similar a la que sufrió Cristina durante la crisis con el campo. Pero es menor que la que le tocó al propio Macri, cuando recién asumía y avaló un polémico acuerdo (frustrado cuando trascendió públicamente) por una deuda millonaria del Correo Argentino que gerenció su familia.

“El fuerte descenso de la aprobación presidencial representa un potente llamado de atención para el gobierno, aunque de ninguna manera constituye un hecho definitivo ni excepcional. Durante la presidencia de Macri hubieron tres retracciones de magnitud similar en el apoyo presidencial, mientras que en los últimos diez años se contabilizan hasta 12 descensos intermensuales de 8 puntos o más”, explica el trabajo de Poliarquía, y acompaña la advertencia con un cuadro muy detallado.

De todos modos, alerta: “La medición de mayo registró descensos en todos los indicadores de gobierno, llevando a la mayoría de los índices a alcanzar los valores mínimos desde la asunción de Macri”.

Más tips:

– “En el plano económico cayeron las evaluaciones positivas sobre la situación económica nacional (de 18% a 11%) y la economía familiar de los encuestados (de 36% a 31%), que alcanzó su mínimo con valores similares a los de 2009”.

– “Como era de esperarse, el anuncio de negociaciones con el FMI generó resistencia en la mayor parte de la sociedad. El 63% consideró que el acercamiento al Fondo resultará perjudicial para el país”.

– “En este contexto, la imagen personal de los principales dirigentes de Cambiemos sufrió un deterioro significativo. Mauricio Macri perdió 9 puntos y alcanzó el punto más bajo de consideración popular desde mayo de 2013. También descendió la imagen positiva de María Eugenia Vidal (- 6 puntos), Horacio Rodríguez Larreta (- 6 puntos) y Elisa Carrió (- 21 puntos desde noviembre pasado). A pesar de esta caída, Vidal sigue siendo la dirigente de mejor imagen del país”.

La hegemonía de Cristina y la variante Vidal

Luego, ya en su última página, el informe guarda un consuelo para el oficialismo. “¿Qué es lo que el Gobierno puede rescatar de este contexto?”, se pregunta en su punto 9. Y contesta: “Primero, que entre los opositores ningún dirigente ha logrado hasta el momento obtener un rédito en el campo de la opinión pública. La imagen positiva de Cristina Kirchner se mantuvo este mes en 32%, Juan Manuel Urtubey cosecha sólo un 28% de imagen positiva (con todavía alto nivel de desconocimiento) y Sergio Massa, un 26%”. Conclusión: “Cae Cambiemos, sube el descontento social, nadie lo capitaliza”.

Una más a favor de Macri. “El Gobierno pareciera mantener un apoyo de su núcleo duro cercano al 35/38%. Si los eventos de estos días representan el piso de la crisis, el gobierno tiene entonces un año por delante para recuperar 10 puntos de apoyo y encarar el año electoral con el optimismo que perdió en estas semanas”.

Y el trabajo cierra acaso con los más jugoso. “¿Quién le gustaría que fuera el próximo Presidente del país?”, preguntan a los consultados en todo el país. Y allí se ve la hegemonía de Cristina dentro de su espacio y su alto piso (¿y bajo techo?) de votantes: junta 24 de los 25 puntos que se inclinan por el kirchnerismo.

Otros dos datos interesantes del sondeo reservado: Vidal mide mejor que Macri dentro del oficialismo (19 contra 16), y el PJ, con Massa, Urtubey y Florencio Randazzo, suma más de 20 puntos y queda cerca del kirchnerismo. ¿Menguó la grieta y hay escenario para tres?