En el Gobierno no cayó bien que la delegación de 132 personas que encabezará Jorge Triaca a la cumbre en Suiza de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sea la más numerosa del mundo en medio del ajuste que pidió Mauricio Macri.

Fuentes del PRO calificaron de “insólito” el número de asistentes argentinos a la cumbre que se realizará en Ginebra el próximo 8 de junio.

Entre los asistentes se encontrarán no sólo funcionarios del ministerio de Trabajo, sino también legisladores, sindicalistas, empresarios y funcionarios de las provincias.

Lo que dejó más expuesto a Triaca fue la carta que le enviaron desde el gobierno de María Eugenia Vidal para rechazar la invitación a la cumbre. La carta indicaba que el ministro de Trabajo, Marcelo Villegas, no podrá asistir a la Conferencia “en miras de la austeridad, moderación y reducción de gastos que la provincia de Buenos Aires afronta en la actualidad”.

Desde el ministerio explicaron que el Estado pagará los viajes de 19 personas: 9 funcionarios, 6 representantes de los sindicatos y 4 empresarios.

Fuentes del gobierno deslizaron que hubo cierta malicia por parte de otro ministro para agrandar la noticia.