Una funcionaria municipal y un concejal de Cambiemos fueron detenidos hoy en Paraná por supuestos vínculos con una banda de narcotraficantes en la que también está involucrado el intendente radical, Sergio Varisco.

Se trata de la subsecretaria de Seguridad Municipal, Griselda Bordeira, quien fue detenida tras prestar declaración indagatoria al igual que el edil Pablo Hernández, también del oficialismo.

El Gobierno nacional le soltó la mano a Varisco, que negó las acusaciones ante el juez y continúa en libertad, aunque podría quedar detenido en los próximos días. La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, advirtió que “el que las hace las paga” independientemente de la identificación partidaria.

“Desde el primer día, el Presidente de la Nación nos manifestó la intención de que este Ministerio trabajara sin reparar en el hecho de que alguien integre un partido político u otro”, destacó Bullrich en un comunicado.

Bullrich celebró las detenciones y destacó que la denuncia surgió a partir de un “procedimiento por parte de la Policía Federal en mayo del 2017 en el que se encontró una avioneta con 300 kilogramos de marihuana”.

“En nuestro Gobierno el que las hace, las paga, y los funcionarios que tengan cualquier tipo de contacto con el narcotráfico dejan de ser funcionarios para ser narcotraficantes”, subrayó la ministra al respecto.

Por su parte, la UCR no emitió hasta el momento ningún comunicado sobre el tema ni sobre la situación de Varisco, quien a su vez integra la mesa de conducción del Comité Nacional del partido.