Tras el acuerdo con el FMI y el anuncio de Federico Sturzenegger de que dejaría flotar libremente el dólar, el Banco Central tuvo que volver a intervenir en el mercado para contener la disparada del billete estadounidense. Esta vez lo hizo con 695 millones de dólares, más de la mitad de los 1.104 millones operados en el MULC.

Tras el salto de 70 centavos en el cierre de la jornada del lunes, que se sumó a una suba de más de 40 centavos del viernes, la autoridad monetaria tuvo que volver a ofertar ante los primeros indicios de que la cotización seguiría este martes con la presión alcista que lo hizo subir 3,4% desde que comenzó el mes.

Al respecto, el corredor cambiario de ABC Mercado de Cambios, Fernando Izzo aseguró que: “Todo sigue igual, mientras no cambien las condiciones del mercado expectante de medidas después del acuerdo con el FMI del préstamo de 50 mil millones de dólares, por lo menos hasta que no ingresen efectivamente el primer tramo del giro en dólares para la semana próxima y se tranquilicen los mercados financieros locales y del exterior, además de posiblemente pasar a ser considerado por el ‘MSCI’ como país ‘emergente’ de ‘fronterizo’ como estamos categorizado actualmente”.

Así, para evitar la continuidad del alza a primera hora Sturzenegger intervenía en el segmento mayorista para tratar de establecer un techo de $26 para la venta, lo que estaba logrando al mediodía. Según el MAE, la cotización a las 12 superaba unos centavos los $25,80.

En la última hora de la jornada, la autoridad monetaria intervino con otros 100 millones con los que bajó el precio a $25,75, cotización a la que cerró el tipo de cambio mayorista este martes, veinticinco centavos por debajo del valor de ayer.

Consecuentemente,la cotización del dólar minorista se disparaba unos 9 centavos a primera hora a $26,52 para la venta y, conforme actuaba el Banco Central, la baja repercutía en el minorista, que al mediodía bajaba alrededor de diez centavos en los bancos comerciales. En el Nación se ofrecía a $26,40, mientras que en el promedio de cotizaciones minoristas que informa el Banco Central cayó a $26,38, seis centavos por debajo del cierre de ayer.

“Lo notable de hoy es el crecimiento del volumen operado de 108% mas que ayer, llegando a 1104 millones de dólares. Esto demuestra la necesidad del mercado en cubrir posiciones tanto locales como en el exterior”, analizó Izzo.

En tanto, en los mercado de futuros se operaron en el OCT-MAE 234 millones de dólares y 918 millones en el Rofex. De estos, más del 55% se pactaron entre junio y julio con precios a $26,2050 (con una tasa nominal implícita del 35,83% anual) y $27,00 (36,16%) en el promedio de los plazos operados, los futuros bajaron diecisiete centavos respecto de ayer.

La estrategia del Banco Central de abandonar la flotación apenas dos días después de anunciarla generó las críticas de varios economistas por la falta de consistencia. Es que en el medio, el dólar subió 3% y fogoneó la inflación del mes arriba del 3%; pero en particular por lo errático y poco fiable del discurso de la autoridad monetaria, quien el jueves pasado había asegurado: “Mañana volvemos a una situación normal de funcionamiento del régimen cambiario.

Incluso si luego de eso Sturzenegger aclaró que “un régimen de tipo de cambio flotante no quiere decir un régimen en el que nunca se interviene”, había señalado que la participación del Banco Central se limitaría a momentos de elevada volatilidad. Y en esta materia, el índice de volatilidad VIX este martes registró niveles inferiores a los de los dos días en los que el Banco Central dejó que el dólar mayorista saltara de $24,98 a $26.