El presidente del Banco Central, Luis Caputo, subió la tasa de interés de las Lebacs a niveles récord para lograr renovar el 60% de los $514.779 millones de valor nominal que vencían este martes. La tasa de la Letra de más corto plazo quedó en 47%, nuevo pico histórico; mientras que por la Letra a 153 días pagó 42%.

Del total $630.000 millones de Letras del Banco Central (Lebacs) contratadas en la licitación del supermartes de mayo, el ex presidente Federico Sturzenegger, ya había recomprado $130.000 millones de valor nominal en el mercado secundario de estos instrumentos. Y este martes recibió ofertas por solo $313.875 millones, el 61% del vencimiento, y al convalidar tasas récord logró renovar prácticamente la totalidad de las ofertas, $308.473 millones.

De esta forma, el presidente del Central intentó que no se expandiera la cantidad de pesos circulantes para que no le sume presión al dólar. Es que, del 40% de los instrumentos no renovados, solo una mitad se pasó a bonos del Tesoro.

Del total de instrumentos renovados, el 78,6% ($242.392 millones) fueron renovados al más corto plazo, 27 días, con una tasa del 47%, lo que generará $7.106 millones en favor de los inversores a julio.

La decisión de Caputo de elevar la tasa de las Lebas de corto plazo -27 días- al 47% le generará a los tenedores de ese título una ganancia a julio de 7.106 millones de pesos.
Además colocó montos menores al resto de los plazos. De la Letra a 55 días fueron $43.793 millones al 42,9% anual y de la Letra a 90 días, $16.786 millones al 43%. También al 43% colocó $4.186 millones y finalmente a 41,99%, $1.315 millones.

El lunes, mediante la colocación de dos bonos, el BOTE 2020 y el bono dual 2019, el Tesoro había conseguido aspirar del mercado local unos 2.000 dólares millones y otros $64.533 millones de valor nominal. Con ellos, se había asegurado absorber buena parte de los $206.307 millones de valor nominal no renovados hoy y los $16.900 millones de intereses.

Para contrarrestar esta emisión -que Caputo, a diferencia de Sturzenegger, no podrá salir a aspirar en el mercado secundario-, el Ministerio de Hacienda y Finanzas resolvió girarle los fondos en pesos recaudados en la colocación de ayer y acotar así la expansión a unos $107.000 millones del circulante. Los 2.000 millones de dólares fueron a encajes del Banco Central.

“El Ministerio de Hacienda y Finanzas informa que utilizará $67.552 millones de lo producido en las colocaciones realizadas el lunes 18 de junio para la recompra de letras intransferibles en poder del Banco Central de la República Argentina”, destacó el organismo que conduce Dujovne en un comunicado oficial.

“Con esta transacción se inicia un proceso de recompra de letras intransferibles que tiene como objetivo fortalecer la hoja de balance del Banco Central de la República Argentina. Este proceso busca proveer al Banco Central de la República Argentina con mejores herramientas para ejecutar la política monetaria y así lograr reducir la inflación”, agregaron desde Hacienda.

De todas formas, el dato del efecto expansivo de la licitación de este martes no gusta en el mercado. Es que se trata de un monto que puede sumarle más presión al dólar y por ende a la inflación y en particular en alimentos. Su monto es equivalente a ocho veces lo que se negocia en un día en el MULC y muestra el desinterés de los inversores por tener pesos en su cartera de activos.

“Este dato no es bueno. Tampoco quiere decir que todo explota. Hay otros datos buenos que pueden más que compensar”, aclaró Gabriel Caamaño, economista de la consultora Ledesma, a LPO. Puntualmente, mañana el MULC estará cerrado por el feriado del Día de la Bandera y el jueves el Tesoro comenzará a licitar dólares que ingresen del préstamo con el FMI.

Copyright La Politica Online SA 2018.